2012-05-05 12:05 Real Madrid Por: Administrador

El Barça perdió la Liga con el Villarato a favor



En Can Barça ya no saben cómo poner excusas para negar el Villarato e intentar ningunear el alirón blanco. Guardiola, uno de los principales instigadores contra el campeón, no dudó en tirar la piedra y esconder la mano el pasado miércoles tras el encuentro ante el Málaga y a escasas horas de que el Madrid se convirtiera en el gran campeón. Preguntado por si el Madrid era justo campeón, el míster culé respondió con auténtica hipocresía: "Sí, lo es, pero durante la temporada han pasado muchísimas cosas que se han escondido por nuestro silencio. Muchísimas cosas". En su discurso volvían a aparecer los árbitros, aquellos de los que él no hablaba, pero si hacemos un repaso a la temporada, de poco se podría quejar el amigo Guardiola.

La caja de los truenos se desató en el mes de marzo. El cisma interno que vivía el Barcelona estaba a punto de explotar, y las voces críticas eran unánimes. Estar a diez puntos del Real Madrid escocía muy mucho, y los que no hablaban de los árbitros lo hicieron. El primero en dejar clara la existencia del Villarato fue un ex miembro de la directiva del presidente Laporta, Alfonso Godall: “Laporta lo tuvo clarísimo. Al Barça le conviene apoyar a Villar y tener buena relación con la Federación, donde se cuecen los comités de árbitros, la competición y la Liga”.



Antes de esas declaraciones, y del famoso “¿Qué más quieres que te dé Sandro?” de Villar al actual presidente azulgrana, al Barça le habían pitado dos penaltis, circunstancia que se ha elevado a nueve al término de la temporada, dejando patente que el que se queja, obtiene recompensa. En Barcelona lo han tenido claro, su discurso llorón funciona, y aquí está la máxima potencia. Pero a pesar de ello, en el seno del club culé siguen intentando defenestrar el campeonato blanco, el cual ha sido capaz de profanar su estadio y dejar patente ante la afición culé que es el nuevo rey del fútbol español, y pronto del fútbol mundial.

Al Barça se le han pitado penaltis “en espíritu” y muchos otros “así, así”, es decir, que no eran, como el de Cuenca en el Ciudad de Valencia ante el Levante o sin ir más lejos el del pasado miércoles por falta de Jesús Gámez sobre Iniesta fuera del área. El lamento tiene recompensa, y el Barça ha tenido una gran manita del estamento arbitral, pero pese a ello, ha dejado constancia que no ha podido con un Madrid único que ha sido capaz de derrotar al que dicen que es el mejor Barça de la historia.


Deja tu Comentario