2015-02-01 22:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça se desmelena y liquida al Villarreal en diez minutos (3-2)



Fede Peris

Cherysev, un jugador cedido por el Real Madrid, adelantó al Villarreal en el marcador, y lo celebró como si estuviera todavía en el Real Madrid ganando la Liga en el Camp Nou. Con rabia, con desafío hacia un graderío que ni sabía quién era ni había dado motivos para que se le restregara por la cara tanta rabia contenida. Pero el tradicional señorío madridista parece basarse en cosas así.  Era el minuto 31 y el partido se le ponía cuesta arriba a un Barcelona que había estado muy cerca del gol, pero que no lograba ver puerta. Especialmente desafortunado ha estado Luis Suárez, que ha tenido dos clarísimas ocasiones de gol que ha desaprovechado. Sin embargo, el Camp Nou le ha reconocido su trabajo y le ha ovacionado.



Luis Enrique ha tirado de equipo de gala con la única frivolidad de Rafinha en lugar de Rakitic. Y le ha salido bien. Rafinha ha jugado su mejor partido como blaugrana. Al margen del gol, el segundo del Barça y de su intervención en el primero, ha trabajado con sentido, ha destruido bien y ha construido mejor, siempre muy activo y asumiendo responsabilidades. Un partido esperanzador de cara al futuro.

El Barça buscaba la portería de Asenjo y llegaba con cierta facilidad, a pesar de que el Villarreal ha dejado una excelente impresión en el Camp Nou. Es un equipo bien trabajado, muy ordenado, que sabe a lo que juega y cómo conseguirlo. Aún así el Barça ha llegado con claridad pero sin fortuna ante Asenjo... hasta que apareció Neymar y un minuto antes de concluir la primera mitad fusiló el gol del empate aprovechando un rechace del meta amarillo tras un lanzamiento de Rafinha

El 1-1 dejaba los ánimos más calmados entre los 60.005 barcelonistas que se atrevieron a desafríar el frío glacial que esta noche reinaba en el Camp Nou. Sin embargo, un error garrafal de Piqué ha permitido a Giovanni armar el contragolpe para ponerle un balón de oro a Vietto, que volvía a desnivelar el marcador en favor del Villarreal. 1-2 a los 52 minutos de juego. El partido pudo ponérsele cuesta arriba al Barcelona. Pero ahí se ha despertado la bestia que el Barça lleva dentro. Un tropiezo hoy hubiera sido tanto como tirar la Liga. Y el Barça, este Barça que ha encadenado siete victorias consecutivas durante 2015, ha volado hacia la octava. Un minuto después, en el 53, Rafinha concluía en gol una jugada de Suárez y Messi que ponía el Camp Nou patas arriba. Y en el 55, un trallazo de Messi colocaba al Barça por delante en el marcador por primera vez en el partido. 



A partir de ahí el equipo de Luis Enrique ya no cedería el mando y aguantaría el tanteo hasta el final. En el minuto 63 el colegiado anuló un gol al Villarreal por fuera de juego. Y en la jugada posterior no quiso ver un claro derribo de Asenjo a Neymar. Claro, clarísimo. Era penalti y expulsión. Pero ni una cosa ni otra. Era el Barça, no es el  Real Madrid. Y los árbitros ya saben lo que hacen.

Luis Enrique ha puesto en juego a Mathieu, Pedro y Rakitic con más interés en aguantar el 3-2 que en buscar más goles., Y el partido acabó con la confirmación de que este equipo tiene mucha pegada y también mucho que arreglar en defensa. Hoy Piqué ha estado especialmente desafortunado, pero también es de justicia recordar que este equipo es el mejos goleado del torneo y hasta la mejor defensa del campeonato está expuesta a errores puntuales que de ningún modo empañan la trayectoria de toda la temporada.

3-2 y el aviso de que nos esperan una semifinales de Copa del Rey con el Villarreal verdaderamente apasionantes.




Deja tu Comentario