2013-02-21 11:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça se encomienda al Espíritu de Puyol



A falta de victorias propias, buenas son las derrotas ajenas. Eso es lo que piensa el aparato de propaganda y distracción que tiene montado Florentino Pérez en la capital. Además, son tan pocas las veces que pierde el Barça que cuando cae, como anoche, el entorno mediático radical y fanático madridista se relame y babea. Y ya se ven eliminando al Manchester en Old Trafford, viendo al Barça fuera de Europa y a su Madrid imperial dominando en el Camp Nou en la Copa y remontando los 16 puntos en la Liga. Es su realidad virtual.

Dan al Barça por muerto en Europa porque necesitan darlo por muerto. Pero este Barça está muy vivo. Realizó un pésimo partido en Milán, sí. Un pésimo partido para acabar 0-0. Pero el árbitro no quiso ver la mano de Zapata en el gol italiano y el Barça perdió el orden y la compostura. Y no fue el Barça. Eso es lo mejor de todo. El Barça sólo necesita volver a ser el Barça para recobrar el camino victorioso. De hecho, lo de Milán ha sido flor de un día. Ese era un Barça irreconocible que nada tiene que ver con el Barça de siempre. Marearán mucho la pelota, abusarán de la posesión, pero este equipo, jugando así, es el máximo goleador europeo. Una derrota no puede echar por tierra ni dudar del trabajo de muchos años que se ha traducido en la mejor época en la historia del club gracias al equipo que ya es reconocido como el mejor de la historia. Lo anormal es que el Barça no dispare entre los tres palos. Eso es lo que hay que solucionar. Lo otro, cómo llegar al área, es una materia aprobada con nota hace tiempo y bendecida por una afición que se siente orgullosa de un equipo que se ha ganado crédito para esto y para mucho más.



El Barça tiene que ganar por 3-0 al Milan. Eso no es una "Misión Imposible". Eso entra dentro de la lógica teniendo en cuenta la entidad de las plantillas del Barcelona y del Milan. Sólo hace falta un Camp Nou entregado y unos jugadores motivados que salten al campo con una mentalidad bien diferente a la de ayer. Anoche en San Siro sólo mordía el Milan. Habrá que tomar precauciones defensivas porque un gol italiano en el Camp Nou sería mortal y obligaría a los blaugrana a marcar cuatro goles. El partido de vuelta huele a magia, a gran remontada. Algo que no es nuevo en la historia del club.

Tres veces ha conseguido el Barcelona remontar un 3-0 a lo largo de la historia. En la temporada 1977-78 el Barça de Cruyff en el campo superó al Ipswich de Bobby Robson en el banquillo en la Copa de la UEFA después de perder 3-0 en la ida. Un año más tarde se repitió el mismo resultado en la Recopa con el Anderlecht (0-3), que fue neutralizado luego en casa. El tercer 3-0 remontado fue en Copa de Europa, en la temporada 1985-86. Entonces se produjo una sonora derrota en Goteborg en la ida y la vuelta la resolvió el Barça de nuevo por penaltis gracias al famoso hat trick de Pichi Alonso.

 En la Champions 93/94 el Barça le remontó también un 3-1 al Dinamo de Kiev y en la 99/00 el equipo blaugrana convirtió en 5-1 una desventaja de 3-1 que traía del campo del Chelsea, con una actuación estelar de Figo y Rivaldo.

El único antecedente negativo de remontadas imposibles se produjo en la temporada 1988/89. El Barcelona perdió en Bruselas ante el Anderlecht  por el mismo resultado de ayer en San Siro, 2-0. En la vuelta sólo fue capaz de ganar por 2-1.



El Barcelona lo tiene difícil, pero no imposible. Depende exclusivamente de su estado de inspiración.

 

 

 


Deja tu Comentario