2015-02-15 19:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça se gusta y el Camp Nou hace la ola (5-0)



Pedro Riaño

El Barça es un pim-pam-pum. Llega fácil, tiene las ideas claras y sabe cómo conseguir el gol. Lo intenta muchas veces y acaba gustándose tanto que se queda en cinco goles cuando podría marcar diez. Luis Enrique, cuyo nombre ha sido coreado esta tarde por la afición de forma muy sonora, a diferencia de lo que sucede en el Bernabéu con Carlo Ancelotti, ha dado con la tecla. Este Barça está tácticamente muy trabajado. Luis Enrique ha respetado la calidad individual innata de sus jugadores  dándoles libertad para manifestarla y le ha proporcionado al grupo un orden táctico y unas obligaciones físicas que llevan a los rivales a la rendición. Como en la mejor época de Guardiola, lo mejor del Barça no son sus goles ni sus combinaciones, sino la presión que le permite recuperar el balón de forma inmediata. Ese es el origen de todo.



Hoy han entrado cinco. Podrían haber sido muchos más. Messi se ha ido a casa con otro balón después de lograr un hat trick que en realidad fue póker porque el árbitro Melero -apellido de infausto recuerdo en el Camp Nou- le ha anulado uno que era legal. Ha empezado el festival Neymar a pase del omnipresente Messi en el minuto 17. El segundo lo ha firmado el argentino después de una excelente recuperación de Bartra en el minuto 38. Tras el descanso ha llegado el segundo de Messi en el 59 y seis minutos después el mismo Messi ha puesto en el marcador el 4-0 al transformar un penalti. El quinto ha quedado para el tercer tenor, Luis Suárez, que ha salido sustituyendo a Neymar en el minuto 67. Cinco minutos después de saltar al césped nos ha regalado una chilena espectacular que ha significado el 5-0. "Gordo" le llamaba la caverna más casposa hace unas semanas. El "gordo" se ha entonado y empieza a hacer de las suyas.

El partido no ha tenido más historia que la que han escrito los jugadores del Barça, que ha acabado otra vez con siete canteranos sobre el terreno de juego. Hoy había muchos cambios en la alineación: entraban Montoya, Bartra, Adriano y Pedro. Pero aquí las rotaciones no se acusan. Luis Enrique no funde a sus jugadores. Los dosifica, porque a este equipo le esperan compromisos de alto calado en marzo, abril y mayo y los quiere a todos en condiciones, a tope. Con Pedro y sin Suárez, el Barça ha jugado de otra manera, pero igual de efectiva. El delantero canario ha aportado movilidad, rapidez, presión... Messi ha jugado más relajado, aprovechando el trabajo de Pedro para concentrarse en las acciones ofensivas, y el equipo ha salido ganado.

El Barça se ha comido al Levante imprimiendo mucha intensidad a su juego. Neymar ha confirmado su progresión ascendente. Mejora su rendimiento a medida que van pasando los partidos y su compenetración con Messi es sencillamente genial. Se buscan constantemente y se encuentran siempre, Con dos tipos así es muy difícil que el Barça no enfile el sendero de los títulos. Y al lado, Suárez. Y si no, Pedro. Mucha dinamita en esta delantera.



El Barça ya ha ganado once partidos seguidos, como en los mejores tiempos de Guardiola. Y Messi ha encontrado su mejor versión. Ya ha marcado 25 goles. Está a un hat trick como el de hoy de Cristiano Ronaldo. Y el Real Madrid, que se desinfla, a un sólo punto y con una fecha marcada en el calendario, el 22 de marzo, en la que el Barça puede dejar sentenciada la Liga si ajusticia entonces a este Real Madrid que ofrece más sombras que luces. El Barça tiene ejército y tiene general. El Madrid parece una banda sin un líder que tire de ella. El futuro pinta bien para el Barça. El Levante ya es historia. Que pase el siguiente.


Deja tu Comentario