2012-01-31 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça sí que juega limpio



La clasificación del Juego Limpio en la Liga española se basa en la concesión de un punto a cada equipo por tarjeta amarilla; dos por una doble amarilla; tres por tarjeta roja directa, cinco por cada partido de sanción a entrenadores, directivos o cualquier persona relacionada con el club, y de cinco a siete por incidentes o multas a aficiones.  De acuerdo a estos criterios, el Barça, que apuesta firmemente por una serie de valores que guardan estrecha relación con la idea de fair play y deportividad, es un equipo asiduo de las primera posiciones de esta clasificación que penaliza pisotones en la mano, dedos en el ojo ajeno, provocaciones, agresiones, tanganas, intimidaciones a los árbitros en los parkings o mofas directamente en sus caras. Quizá por eso el Real Madrid no tiene opciones de ganar este premio desde que Mourinho es su entrenador.

Cada uno es libre de apostar por la línea que desea seguir. Cada uno es libre de elegir cómo desea honrar la imagen de su club en el mundo. Cada uno puede elegir entre las valores de la deportividad y las ventajas de la intimidación verbal y física. Cada uno es libre de elegir entre caer bien y caer mal. El Barça ha hecho su elección, por eso, como ya es habitual, figura este año en los primeros lugares del premio Juego Limpio y con amplias  posibilidades de ganarlo una vez más.

Eso es gracias al comportamiento deportivo de unos jugadores que las pocas tarjetas que ven son por acciones como la de Thiago este fin de semana, reclamándole al árbitro que descontara el tiempo que perdían los jugadores locales, o como las que le han enseñado a Iniesta o Messi por "fingir" penaltis que existieron realmente y que no fueron señalados.



En esta Liga al Barça le han señalado 219 faltas, por 254 al Real Madrid. El pasado año, el primer año de Mourinho, el Madrid fue castigado con 534 faltas, por 390 el Barcelona, recibiendo 102 tarjetas amarillas y 7 rojas, por 47 amarillas y 3 rojas en el Barcelona. Queda claro que en cuestión de deportividad el Barça gana siempre. Otra cosa es en el reparto de los penaltis. Ahí el Real Madrid sí que mantiene un dominio aplastante. En la presente liga le han señalado 9 penaltis a favor por 0 en contra. Al Barça 3 a favor por 0 en contra. El año pasado, el Madrid se benefició de 12 penaltis a favor por 4 en contra, mientras que al Barça le pitaron 5 a favor y 5 en contra. Ahí sí que la superioridad merengue es total e indiscutible. En eso sí es el mejor.


Deja tu Comentario