2012-10-31 12:10 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça sufrió una persecución arbitral en Vitoria



El inefable José Antonio Teixeira Vitienes quiso ser también protagonista en el Alavés-FC Barcelona. Aunque la superioridad blaugrana era evidente, aunque las posibilidades de victoria de los locales eran nulas, aunque el juego no diera pie a pensar que el Alavés pudiera sorprender al Barça, el colegiado aportó su granito de arena para ponerle las cosas difíciles a los hombres de Tito Vilanova. No lo consiguió, pero lo intentó. No es extraño que este colegiado sea uno de los candidatos para pitar los clásicos.

Se comió dos claras manos del Alavés dentro de su área. En la retransmisión televisiva de Marca TV, otro inefable, Andújar Oliver, se tomó la molestia de aclarar que ambas fueron "involuntarias". Es curioso que cuando una mano en el área la protagoniza un jugador del Barcelona, nadie en Madrid se toma la molestia de preguntarse si ha sido intencionada. Es penalti y punto. Cuando es al revés, cuando la mano se produce en el área rival del Barça, se aplaude que el árbitro no la señale porque siempre se puede encontrar alguna excusa en la voluntariedad.



Pero no acabó ahí el perjudicio de Teixeira contra el Barcelona. Anuló un gol legal a Alexis que debió subir al marcador. Señaló un fuera de juego que sólo vio él y dejó al chileno con las ganas de romper una racha negativa en un momento que podría haber signficado un punto de inflexión en su trayectoria de esta temporada.

No se trata de justificar una derrota, porque el Barça ganó 0-3, pero no por ello hay que dejar de denunciar que el equipo blaugrana sufrió una persecución arbitral en Vitoria.


Deja tu Comentario