2012-03-29 23:03 Real Madrid Por: Administrador

El Barça vuelve a utilizar el papel de víctima



El Barça no demostró nada en Milán. Un juego pobre y sin apenas ocasiones que los azulgranas han intentado camuflar hablando de los árbitros y del césped. Esta situación no es nueva en Can Barça. Cuando las cosas se tuercen hay que recurrir al plan B. El conjunto culé reclama hasta tres penaltis en San Siro. El primero por piscinazo de Alexis Sánchez dentro del área, que cuando ve venir a Abbiati no lo duda y exagera, para más tarde ni protestar; el segundo por un agarrón a Puyol por parte de Mesbah, este un tanto más dudoso, porque el forcejeo existe, pero este no tiene porque ser penalti, ya que el zaguero se zafa rápidamente de la marca del central rossonero y pude rematar (se pita 1 de cada 10 de este estilo); mientras que el tercero es por una caída fuera del área de Messi con dos zagueros milanistas. Nada.

Pero no solo reclaman estas decisiones en Barcelona, sino que también se atreven a hablar nuevamente del césped. Sí, el tapiz de San Siro no era el idóneo, pero este problema afectó tanto al Barça como al Milan, porque recordemos que los culés no juegan solos. En Barcelona comienzan a ver fantasmas donde no los hay. Un rácano empate ante un Milan venido a menos tiene que ser excusado de alguna forma, y en Can Barça lo ha conseguido. Hoy no se habla del partido, como ya avisó Mourinho, en Barcelona han conseguido que se hable del árbitro y del césped, pero poco o nada de su fútbol, el cual estuvo ausente.



El discurso de “nosotros no hablamos de los árbitros”, algo que algunos llegaron a tildar de “equipo pequeño”, vuelve hoy a su ser y refleja lo que es el seny culé. Guardiola decidió en la rueda de prensa posterior al encuentro guardar silencio sobre la actuación del colegiado, pero a escasos metros, en zona mixta, sus jugadores tensaban aún más la cuerda en su relación con el de Santpedor y hablaban de los árbitros. Puyol, Xavi y Dani Alves, tres futbolistas que siempre han recalcado no hablar de los árbitros, entonaron la voz cantante. Como diría el segundo, “es que no saben perder”, o empatar en su defecto. Porque un empate en San Siro ante el Milan sabe a derrota culé y a triunfo rossonero, no nos engañemos. Los culés tienen más equipo y no lo demostraron.

Es curioso que muchos de los que se quejaron del árbitro este miércoles también estuvieron presentes en el “robo de Stamford Bridge”, o en el del Bernabéu del curso pasado. Allí nadie habló de los árbitros, entonces eran personas que podían cometer errores, pero ahora no. El discurso ha cambiado, y en Barcelona saben apuntarse a todas las batallas, y algunos son dudan en hablar de “platinato”, cuando, como dijo Mourinho, algunos tiene una Champions que “a mí me daría vergüenza haber ganado”.  


Deja tu Comentario