2013-02-03 23:02 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça ya no se motiva con esta Liga (1-1)



Ha saltado al césped tranquilo. Demasiado tranquilo, ante un Valencia que quería comerse el mundo. Ha habido fallos de concentración, especialmente en la parcela defensiva y al centro del campo le han faltado ideas para darle fluidez al juego de ataque. Delante, Messi y Pedro apenas han inquietado durante la primera mitad. Tampoco el Valencia ha creado mucho peligro, pero ha puesto mucha intensidad a su fútbol y ha puesto en dificultades a un Barcelona que no ha encontrado la manera de acercarse con comodidad a la portería de Guaita.

Como muestra un botón. El Valencia ha disparado en 17 ocasiones. El Barça, en 10. De los 17 disparos chés, 5 han sido entre los tres palos. De los 5 del Barça, sólo 2 han ido bien dirigidos. Pobre bagaje para lo que nos tiene acostumbrados el incontestable líder de la competición. El Barça practicaba un fútbol previsible que el Valencia neutralizaba muy bien. Mientras tanto el público pedía penalti, manos y expulsión en todas las jugadas en las que intervenía un blaugrana. Lo que no pidió es la expulsión de Soldado, que vio la tarjeta amarilla al inicio de la segunda parte y luego se mereció la segunda en dos entradas a Piqué y Puyol al más puro estilo Xabi Alonso. Pero Soldado acabó el partido.



El Valencia se ha adelantado en el marcador con un gol de Banega que llegó como consecuencia de un fallo defensivo que le dejó solo para fusilar ante un Valdés que pudo hacer algo más para evitar el tanto, ya que el balón le pasó por debajo del cuerpo. El Barça intentó reaccionar tímidamente y se encontró con un penalti tonto y absurdo de Joao Pereira sobre Pedro. Un penalti claro que Messi se ha encargado de convertir en gol con un trallazo alto por la derecha de Guaita. Un penalti protestado por el autor y el público. Querido Joao Pereira, menos protestar y jugar mejor. Que si hoy has metido la pata hasta el fondo, en el carrusel de partidos ante el Madrid te has cubierto de gloria.

La segunda parte ha sido un más de lo mismo. El Barcelona ha tenido la oportunidad de sentenciar y Cesc, Pedro y Villa han podido dejar sentenciado el partido, pero con todo a favor han sido incapaces de anotar el gol del triunfo. El Valencia, por su parte, no se ha rendido y también lo ha intentado. Y ha gozado especialmente de una oportunidad en la que Valdés ha sacado lo mejor de sí mismo y ha demostrado por qué es el mejor portero que puede tener el Barça con dos intervenciones realmente portentosas. En el capítulo de destacados no hay que olvidar a Jordi Alba, que ha hecho un encuentro inmenso tanto en tareas defensivas como ofensivas, cubriendo gran parte del campo.

También David Villa tuvo la oportunidad de volver ante la que fue su afición. Fue recibido con una sonora ovación y lo poco que hizo en el tiempo que estuvo en el campo fue fallar de manera estrepitosa un balón que llegó a sus botas con todos los pronunciamientos favorables.



Al final, reparto de puntos. Resultado que premia los merecimientos de unos y otros. Resultado que confirma que el Barça es incapaz de ganar en Valencia cuando empieza recibiendo un gol. Hace 14 años, desde el 1-3 de octubre de 1998 que el equipo blaugrana no remonta en Mestalla.


Deja tu Comentario