2011-08-24 14:08 FC Barcelona Por: Administrador

El barcelonismo lo tiene claro: "¡Basta ya!"



La nueva temporada ha arrancado tal y como acabó la anterior. Con un Real Madrid a años luz del FC Barcelona en lo deportivo, y sólo plantando cara fuera de los terrenos de juego gracias a un José Mourinho más maquiavélico, desgradable y violento que nunca.

Después de lo ocurrido la temporada pasada, donde el luso cuestionó la profesionalidad de Pep Guardiola y ofendió a la historia del Barça y de la UEFA, donde el club blanco llegó a culpar sin dar la cara de dopaje al equipo blaugrana, Sandro Rosell le dio un ultimátum al Real Madrid para que cambiara su actitud y no volviera a ser protagonista de bochornosos espectáculos.



Ahora, tras la agresión de su entrenador Jose Mourinho al segundo de Pep Guardiola, Tito Vilanova y el posterior comunicado oficial del Madrid, acusando al mandatario azulgrana de instigar públicamente a la RFEF para actuar de oficio y a los de Guardiola de insultar, provocar y agredir a los blancos, el barcelonismo desea que las relaciones con el Real Madrid queden rotas.

Aún va a resultar que quienes insultan, provocan y agreden son los jugadores del Barcelona. Rosell no puede consentir que una vez más el Real Madrid pretenda tapar sus fracasos deportivos echando porquería sobre la honorabilidad del Barça. Florentino Pérez -o Mourinho- ha llegado demasiado lejos y el Barça debe pararle los pies. Lo contrario, no hacer nada, callar y otorgar sería tanto como admitir que algo se esconde detrás de la relación que mantienen Sandro Rosell y Florentino Pérez. Una cosa es ser bravucon como Laporta y otra muy diferente dejarse pisotear y humillar  poniendo la otra mejilla. Rosell no puede pasar a la historia como el presidente más ninguneado por el Real Madrid.


Deja tu Comentario