2015-02-17 09:02 FC Barcelona Por: Administrador

El barcelonismo no llamó "borracho" a nadie



Pedro Riaño

"El barcelonismo llamó borracho a Cristiano Ronaldo", sostiene Defensa Central. "Un sector del Camp Nou llamó borracho a Cristiano Ronaldo", añade Bernabéu Digital. ¡Mentira! Mentira interesada para tapar las miserias de un Real Madrid que da pena y de un Cristiano Ronaldo que ya no está ni para aspirar al Balón de Hojalata.

Yo estuve ayer en el Camp Nou. Vi la ola de los aficionados mostrando su alegría por el juego de su equipo. Oí corear los nombres de Messi, Neymar, Suárez y Pedro. Oí cánticos de ánimo al Barça. Oí los tradicionales gritos de independencia en los minutos 17 y 14 segundos de cada tiempo. Oí cómo se pedía "Tebas vete ya". No oí que nadie llamara a nadie "borracho". Es posible que uno, dos, cinco o diez personas se pusieran de acuerdo para cantarlo. Pero en el Camp Nou no se oyó eso. Y mucho menos puede hablarse de "un sector" ni faltar gravemente a la verdad acusando al "barcelonismo".



Por lo visto, fue la Cadena Cope quien dio origen al malicioso embrollo. Y ha sucedido lo de siempre. Como cuando Mourinho metió el dedo en el ojo de Tito Vilanova. Entonces manipularon la realidad diciendo que su acción estaba justificada por cosas peores que se vieron ese dia en el Camp Nou por parte de barcelonistas. Y no. Nadie llegó a meter el dedo en el ojo a nadie de forma cobarde, alevosa y violenta. Eso sólo lo hizo una persona, un energúmeno. Y no era del Barça. Pero así son en Madrid, lo vistieron de forma que pareció que lo del dedo en el ojo sólo fue una respuesta a cosas peores que no existieron.

Con lo del Camp Nou lo mismo. El Bernabéu lleva años, muchos años, profiriendo a coro y de forma mayoritaria insultos contra el Barça, Catalunya, Messi, Pique y todo lo que se mueva de color blaugrana. Y no un sector. Ni diez personas. A coro. El Fondo Norte grita: "Puta Barça, oé" y el Fondo Sur responde: "Puta Barça oé". De forma organizada y con mucho quorum. Eso y "puta Barça, puta Catalunya", "Ser del Barça es ser un subnormal", "Barça, Barça. "¡mieeeeeeeerda!" o "Shakira es una puta". Eso no ha sido cosa de uno, dos, ni diez aficionados del Real Madrid. Eso se ha cantado a coro por miles de personas, con la bendición de Florentino Pérez, durante años y más años. Con megafonía y altavoces incluidos, para dirigir al coro de cantores. Con el Barça delante y con el Barça ausente. Siempre, en todos los partidos. Incluso el sonido ambiente de los partidos televisados lo ha captado sin problemas.

Y ahora resulta que tienen la piel muy fina. Alguien ha llamado "borracho" a Cristiano Ronaldo en el Camp Nou. Y eso sí que no. Lo del Barça, Messi y Catalunya en el Bernabéu, pase, pero a Cristiano ni tocarlo. Ni mentarlo. Es posible que alguien le llamara borracho entre los 75.000 espectadores que ayer acudieron al Camp Nou. Pero el resto no lo oímos. Y afirmar de oídas que fue "el barcelonismo" o "un sector del barcelonismo" es tanto como admitir mala fe en esa información. Para que sea "un sector" o "el barcelonismo", los decibelios deberían alcanzar, como mínimo, el volumen de los insultos del Bernabéu contra el Barça. Y no es el caso.



Por otro lado, las imágenes que han dado la vuelta al mundo de Cristiano Ronaldo haciendo cosas raras con una copa en la mano, retorciendo su rodilla pese a estar lesionado y poniendo carita de estar especialmente contento dan pie a equívocos. No hace falta saber lo que había en la copa. Con sus actos pagaba el del sombrero del todo a cien. Es un tema de actualidad que, es innegable, gusta y mucho en el Camp Nou, aunque los medios pelotas de Florentino lo silencien. Y esas imágenes han gustado todavía más porque han salido a la luz en plena crisis de juego del Real Madrid y en plena sequía goleadora de su protagonista. Aún así, no hubo cánticos a coro en el Camp Nou sobre el tema y quien lo afirme miente. Alguien pudo emplear el calificativo. Pero ni un sector y, mucho menos, el barcelonismo. En el Barça somos de otra manera.

Que no se cansen en Madrid. Lanzando calumnias contra la afición del Barça no van a conseguir que el equipo de Ancelotti deje de dar pena. Tampoco que la vedette marque los goles que se quedan en exclusiva Messi y sus compañeros. Lo que sí conseguirán es caer en el mayor de los ridículos, especialmente después de pasarse años y años silenciando los gritos obscenos salidos del señorío del Bernabéu, que esos sí eran audibles. Tienen la piel muy fina en Madrid, y pocos recursos para tapar las miserias de un equipo millonario que empieza a dar lástima. Si no han encontrado nada mejor que esto es que la rabia y la frustración es más grande de lo que en Barcelona se imaginan. Cree el ladrón que todos son de su condición y que lo que ha pasado siempre en el Bernabéu es exportable al Camp Nou. Pues no. Estas cosas no se compran en el Barça. Una cosa es un insulto aislado, que puede haber ocurrido, y otra bien diferente los coros y danzas del Bernabéu. Pero en Madrid son así. Si no podemos con Messi, le buscamos las cosquillas con Hacienda y le convertirmos en el contribuyente que más paga en España al fisco, a ver si se cansa y se va bien lejos. Si no podemos con Neymar, luchamos por sentarle ante el juez en el banquillo de los acusados, a ver si le descentramos. Y si no podemos con el Barça, vamos a ver si conseguimos cerrarle el campo. En Madrid son así. De siempre. El ejercicio del señorío consiste ahora en contar mentiras.

 
Visto a 500 kilómetros de distancia hasta resulta divertido. No agotan nuestra capacidad de sorpresa. ¿Por dónde saldrán la próxima vez? Pura rabia. Expresión de frustración mal disimulada.

Deja tu Comentario