2013-04-24 15:04 Real Madrid Por: Administrador

El Bayern le demuestra al Barça por qué el resultado sí importa



Porque esta temporada, el Barça no había sido el equipo de otros años. En prácticamente todos sus envites contra rivales de igual categoría había sufrido, e incluso se le habían visto carencias ante equipos teóricamente inferiores, como el Milan. PSG, este Bayern, Valencia, Atlético, el propio Real Madrid... Todos han puesto en problemas a los culés esta temporada. Algunos incluso, sonrojándoles, como los blancos en Copa.

¿Y cuál era la justificación de esta pérdida de competitividad? Que los demás no proponen fútbol. Muchos elementos del barcelonismo, sean jugadores o periodistas de la caverna, se han basado todos estos años en la teoria del "lo mío es lo que más valor tiene" para tratar de poner la venda antes de sufrir la herida. Sin ir más lejos, Xavi Hernández, en el marco de una entrevista de cara a estas semifinales de Champions, decía hace unos días que "en el fútbol, el resultado es un impostor", alegando que ganar es lo de menos. Quizá hoy, después del 4-0 y de la paliza que ha visto toda Europa, piense de forma diferente.



¿Tendrán bemoles ahora para decir que el Bayern ganó sin mérito? ¿Que los únicos que "propusieron fútbol" y tuvieron la pelota fueron ellos? ¿Que los alemanes jugaron al contragolpe y que por eso su triunfo vale menos que ganar a su manera? Habrá alguno que lo haga. Seguirá cayendo en el error de creer que con tener un estilo de juego, el éxito está asegurado. Y no sólo teniendo un estilo, teniendo "el estilo". El único que debe recibir méritos y elogios, porque el resto se fundamentan en buscar las carencias del suyo... Manda narices.

El Bayern destrozó ayer al Barça. Lo hizo con fútbol de calidad, con rapidez y con determinación. Le enseñó al mundo que hay valores que pueden resultar igual de bonitos que la posesión: La velocidad en las transiciones, los ataques vertiginosos, los centros al área y el fútbol de asedio total. Y se nos olvidaba una cosa... también ganó. Salvo descalabre germano en la vuelta, estará en la final gracias a su estilo, que ha resultado ser mejor que el de su rival.

Es hora de que en Can Barça se den cuenta de que el resultado no sólo es lo que más importa, sino que es el objetivo por el cual este deporte existe y tiene un sentido y un éxito social. También de que han sido elogiados en toda Europa en el pasado en base a sus triunfos. Victorias logradas gracias a una forma determinada de jugar, sí, pero que de no haberse producido, no habrían tenido ni una cuarta parte de la repercusión que tuvieron a pesar de que el equipo hubiera jugado de la misma forma. Que, dicho sea de paso, ya no juega así. ¿Saben por qué? Porque los ciclos, aunque sigan bajo el mismo estilo, se acaban. El error culé ha sido creerse que con el modelo estaba todo hecho. Pero el modelo debe ir reinventándose. Han caído en los errores de sus propias consignas.




Deja tu Comentario