2012-11-28 15:11 Real Madrid Por: Administrador

El Bernabéu demuestra que le importan los resultados



Hasta en cinco ocasiones, un sector del público encabezado por los 'Ultras Sur' cantó "José Mourinho" en un gesto de apoyo al entrenador portugués. La primera de ellas, en el minuto 16 del primer tiempo, con 0-0 en el marcador. Una gran parte del resto del estadio contestó con una pitada.

Todavía coleaba en el ambiente la derrota contra el Betis y los últimos episodios de desorden en el club, provocados por los malos resultados de este inicio de campaña y la cantidad de rumores en torno al futuro de algunos pesos pesados del equipo, como Cristiano Ronaldo o el propio Mourinho, que estos han provocado. En la segunda parte el aburrimiento era patente. El empate sin goles se había enquistado en el electrónico y el Real Madrid no terminaba de cuajar un buen partido. De nuevo, el sector del fondo sur coreó el nombre de Mou... y de nuevo hubo pitos.



Hasta cuatro veces más se produjo en enfrentamiento verbal entre unos y otros, que tornó en desagradable cuando algunos pasaron la barrera del insulto sobre los que silbaban. Sin embargo, el tanto de Di María demostró que no hay nada mejor que ir ganando para hacer olvidar cualquier otro tipo de tema que no se ciña exclusivamente al juego. Con el 1-0, en la última de las ocasiones en las que los Ultras le cantaron a Mou (esta vez, con una melodía diferente, para variar), ya no hubo protestas.

Menos aún con los dos goles de Callejón, que sirvieron para encender a una grada que, aunque tarde, se marchó con una sonrisa de oreja a oreja en una fría noche. Afición, por otro lado, que no puede tomarse del todo como representativa de lo que piensa el madridismo ya que los precios populares animaron a muchos no habituales a acudir al coliseo blanco.

Tal y como decíamos ayer mismo en este portal, al hincha merengue le importan primero los resultados y luego todo lo demás. Es posible que una parte del madridismo no esté con las formas de José Mourinho, pero lo único que de verdad no le perdona son los malos resultados. Con ellos, este ambiente de fractura social desaparecerá rápidamente al tiempo que el equipo vuelve al primer plano del panorama nacional y europeo para pelear por todo. Muchos de los que ayer silbaron, el pasado curso aplaudían en cada choque de la Liga de los récords. Y eso debe hacer reflexionar para no caer en la demagogia.




Deja tu Comentario