2014-05-25 19:05 Real Madrid Por: Administrador

El Bernabéu se engalana para la ocasión



Carlos Muñiz

Lo que pasara en Lisboa, se quedaba en Madrid. Eso estaba claro. Y, finalmente, fue en el Santiago Bernabéu. La ansiada Décima llegó al feudo madridista. Un gol de cabeza de Ramos en el descuento llevó el partido a la prórroga y mantuvo en vilo el alma de miles de aficionados. No fue hasta la segunda parte de la prórroga, con los tantos de Bale, Marcelo y Cristiano, cuando la repleta grada del Bernabéu vio cumplido su sueño y el de millones de madridistas. “Sí, sí, sí, la Décima ya está aquí”.

El Bernabéu, reconvertido en una enorme plataforma multideporte, con 4 pantallas gigantes, lo vivió como si fuera una extensión del estadio lisboeta. Y tras el empate in extremis, los 80.000 aficionados, con la piel de gallina y totalmente entregados a su equipo, convirtieron el la grada en una celebración que tendría su continuación con los tres goles en la prórroga.

"Sí se puede"
Los nervios se abrieron hueco en cada localidad de la grada. Parte de la final de Champions se jugaba en este estadio. Cuando saltaron los onces iniciales, gran pitada al Atlético y enorme ovación al conjunto blanco, en especial a Cristiano Ronaldo. A ritmo de “Cómo no te voy a querer”, transcurrieron los primeros minutos de un partido en el que el Bernabéu sólo quedó silenciado unos instantes tras el gol de Godín en el 35’. Durante la segunda mitad, el público se aferró a un lema que fue premonitorio “Sí se puede”.




Deja tu Comentario