2012-04-14 18:04 Real Madrid Por: Administrador

El Bernabéu cambia la música por la publicidad



Acudir al Santiago Bernabéu con suficiente tiempo de antelación suponía escuchar un pasaje musical de cerca de 30 minutos. Desde que Casillas ponía pie en el terreno de juego para iniciar su calentamiento bajo la música de Roxette y la canción Stars hasta que se iniciaba el encuentro, la megafonía del Bernabéu era lo más parecido a una discoteca al aire libre. Siempre con música de fondo y muy variada, probablemente para intentar herir la sensibilidad de los más musicólogos. De esta forma, uno se podía topar con Empire of the Sun (música en inglés), pasando por canciones más pachangueras con tintes latinos y terminando en éxitos de los 40 principales. Sin embargo, la música ha desaparecido casi por completo del Bernabéu en los minutos previos a la disputa de los encuentros.


Por el momento, de la criba sólo se salvan dos canciones, las anteriormente mencionadas: la de Stars para el calentamiento de Casillas y la de We are the People, del grupo Empire of the Sun, para el calentamiento de los futbolistas. Una vez terminados ambos repertorios musicales, cerca de siete u ocho minutos entre ambas, se inicia una locura comercial en los marcadores del estadio al más puro estilo vuelo de la compañía Ryanair.


Los patrocinadores del club se ponen las botas y aparecen de forma constante para el gran público. Empresas como Bwin o Coca Cola son dos de las que más aparecen, repitiendo hasta en tres y cuatro ocasiones en cortos intervalos de tiempo el mismo anuncio, hasta el punto de ser cargantes para la gente que acude al estadio a disfrutar del espectáculo.


De hecho, como novedad en el último partido liguero ante el Valencia, después de que el equipo de Mourinho intentara marcar el gol de la victoria hasta el último segundo, y una vez terminado el partido, nuevamente los marcadores del estadio y la megafonía comenzaron a escupir publicidad como en los momentos previos a la disputa del partido. Un claro ejemplo de que los patrocinadores se han convertido en un arma más que importante para la economía de los clubes, aunque para ello el aficionado tenga que tragarse el mismo anuncio varias veces en un intervalo muy concreto de tiempo. Y es que poderoso caballero es don dinero.

Deja tu Comentario