2016-04-30 21:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Betis debió acabar con 9 y el Barça con dos penaltis a favor



Si a alguien ha perjudicado Mateu Lahoz en su arbitraje del Betis-Barça disputado en el Benito Villamarín es al FC Barcelona. Se comió dos penaltis a Piqué. Uno por agarrón dentro del área. Otro por una entrada de un defensa bético cuando se disponía a fusilar el gol. Y debió dejar al Betis con nueve jugadores. Se olvidó de expulsar a Ceballos. Expulsó a Westermann en el minuto 35 por dos acciones punibles claras (agarrón a Messi y patadón a Rakitic). ¿Qué culpa tiene el Barça de que un jugador rival no sepa controlar su violencia? Mateu Lahoz hizo lo que debía hacer con Westermann. Y para compensar, le mostró amarillas a Piqué, Messi y Alves. Especialmente llamativa es la tarjeta de Alves, porque es agarrado por Ceballos en un forcejeo en el que él lleva ventaja, trata de sacárselo de encima con la mano y ve tarjeta gracias al teatro del antideportivo jugador andaluz que hizo falta sobre Alves en el inicio de la jugada. La misma jugada minutos más tarde sobre Busquets no mereció ni siquiera la señalización de una falta.

Ceballos, indultado

Pero hubo más. El Betis debió acabar el partido con nueve jugadores. Ceballos, un jugador que parece tener poco cerebro, se buscó la roja a conciencia desde el pitido inicial. Un pisotón a Piqué con mala idea sobre el pie de apoyo al principio. Otro igual después. Una agresión en toda regla a Rakitic, seguramente por su origen sevillista, y finalmente tarjeta por tres agarrones continuados a Messi en la misma jugada. Seguramente su escasa simpatía por el Barça y Cataluña han llevado a este tipo de comportarse de esta manera tan antideportiva, que incluye simulaciones intentando que el árbitro picara para expulsar a Alves o Piqué. Muy lamentable. El que más claro lo tenía era su entrenador, que en cuanto vio que le enseñaban a Ceballos la tarjeta amarilla, no dudó en sacarlo del campo. Él mejor que nadie sabría las oscuras intenciones de este futbolista que un día se cerró las puertas del Barça por ser como es. Afortunadamente. La cuestión es que el Betis acabó el partido con diez jugadores y debió haberlo hecho con nueve.

Deja tu Comentario