2015-09-07 21:09 FC Barcelona Por: Administrador

El "borracho" era Piqué, pero había diez más



Fede Peris

El organizador de la fiesta era Juan Mata, asturiano que jugaba en casa. Y a la misma se sumaron, además de Gerard Piqué, De Gea, Silva, Sergio Ramos, Cesc Fàbregas, Koke, Bartra, Silva, Jordi Alba y Juanfran. Once en total, un equipo entero. Mata eligió el local y Koke y Juanfran ejercieron de discjockeys amenzidando la velada a sus compañeros con su música preferida. Pasaron un buen rato que se inició después después de la cena, sobre la una y media de la madrugada, y a partir de las cuatro y media de la madrugada empezaron a desfilar por la puerta de salida. Piqué se llevó la peor parte porque fue el último en abandonar la sala, junto a David Silva, a las seis de la mañana.



De todo eso lo que queda es la imagen de Piqué abandonando la discoteca y escuchando gritos de "borracho". Los demás, salieron por la puerta de atrás y se esfumaron en los furgones que la Federación, que en este caso fue cómplice de los futbolistas poniendo a su disposición los vehículos para trasladarles al hotel de concentración.

Del Bosque ha bendecido la salida de sus chicos diciendo que tenían permiso. Lo que no dice es que a las once tenían entrenamiento y no parece que acabando la velada a las seis de la mañana haya tiempo suficiente para reponer fuerzas en una tarea como la de los futbolistas, eminentemente física.

Lo curioso es que mientras diez jugadores se fueron de rositas, el peso de la ley mediática ha caído de lleno sobre Gerard Piqué. Ese era el verdadero objetivo. Los demás no venden tanto.



 


Deja tu Comentario