2015-11-05 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

El Caso Benzema deja a Pedrerol...¡RETRATADO!



Pedro Riaño

A Josep Pedrerol, maestro de periodistas, se le ha ido el tema de Karim Benzema de las manos. No es culpa suya que ayer intentara intoxicar y manipular la realidad vendiendo entrañables dibujos animados en un mundo muy próximo a Alicia en el país de las maravillas en donde se estaba produciendo una auténtica crónica de sucesos. La culpa no era suya. La culpa era del guión que sigue a pies juntillas ejerciendo de pelota de quien merece su peloteo.



Para hablar mal de alguien ya están Messi, Neymar, Bartomeu o cualquiera cosa que huela a Barça. No era cuestión de colocar a Benzema en el pedestal de la delincuencia, aunque así lo haya visto la fiscalía francesa. Pedrerol no entiende de más fiscalías que de la española y ahí tiene las de ganar: Messi, al trullo; Bartomeu, al trullo; Neymar, al trullo y el Madrid campeón. Así de sencillo.

Pero esto no es un NODO monolítico de pensamiento único. En los tiempos que corren la gente puede informarse por otras vías. Y lo que estaba pasando nada tenía que ver con el cuento de hadas que vendía Pedrerol. Y ha quedado retratado. Aunque no sea culpa suya sino de quien se lo escribió en el guión. Un guión equivocado que decía poco menos que Karim Benzema se fue a dar una vuelta por Versalles y entró en la comisaría a saludar a unos amigos. Y se lo debió pasar tan bien que se quedó en el calabozo a pasar la noche en buena compañía. Luego habló un rato con un tipo que es juez y volvió para casa, como si nada. Eso vendió Pedrerol ayer: Benzema no es culpable, es una víctima.

Todo hubiera sido más sencillo si Benzema hubiera sido jugador del Barça. Leña al mono, entonces. Pero tuvo que utilizar Pedrerol mucho tacto y maquillaje del bueno para dejar guapo a Benzema y controlar un tema que se le acabó escapando de las manos. Seguramente pensaba que echando encima la capa de pintura roja del vestuario de Getafe podría tapar el escándalo. Pero el escándalo ya estaba en la calle y era imparable. Ni él lo podía parar. Ni Benzema es Bambi ni Josep Pedrerol el flautista de Hamelín. Y, aunque no lo parezca, la exclusiva de las vergüenzas judiciales no la tiene el Barcelona.



Es lo que tiene ponerse a dar lecciones de periodismo y acusar a los que no piensan como él de "pelotas", que luego las lecciones y las pelotas te caen a la cara y te dejan... ¡RETRATADO!


Deja tu Comentario