2012-06-16 23:06 FC Barcelona Por: Administrador

El ciclo merengue tendrá que esperar (73-69)



El Real Madrid lo tenía todo preparado para celebrar la fiesta de la Liga el pasado miércoles. Esperanza Aguirre, Ana Botellla... Las fuerzas vivas del madridismo acudieron al Palacio de Deportes para cantar el alirón blanco. Pero se lo comieron. En cambio, el Barça no ha perdonado hoy. Ha ganado al Real Madrid el quinto partido y anota una Liga más en su palmarés. Y ha ganado porque ha sido mejor. Desde el principio hasta el final. Siempre por delante. Siempre el Madrid a remolque.

Cinco años lleva el Madrid sin oler la Liga. Serán seis. 19 años hace que el Madrid no gana el doblete. Serán 20 en el mejor de los casos. Este gran Real Madrid construido a golpe de talonario no ha podido con el peor Barça de los últimos años. No ha podido con un Barça que ha descartado a Perovic y a Eidson por propia voluntad. No ha podido con un Barça sobrado de jugadores irrelevantes. En realidad, no ha podido con el Palau. Mucho Palau. Ni "putas" ni groserías por el estilo. Lo más despectivo que se oyó durante el partido fue "Boti, boti, boti, madridista qui no boti". Nada que ver con los gritos de "Puta Barça, puta Catalunya" o "Ser del Barça es ser un subnormal" que resuenan en el Palacio de Deportes de Madrid. La afición del Barça, entregada a su equipo, animó sin desmayó. Pero animó a los suyos, no le dedicó su atención al rival, como sucede en Madrid. También la afición del Barça es campeona. Campeona de la deportividad, campeona del fair play. Esta tarde ha dado una lección de cómo se debe animar a un equipo sin caer en la grosería con el rival. Y el equipo ha respondido y ha estado a su altura.



El Barça dominó de arriba a abajo el partido. Y eso que la cosa empezó mal. A los 80 segundos de juego Navarro ya tenía dos faltas personales. De la misma manera que en cuanto comenzó la segunda parte, Lorbek vio la tercera falta. Muy sibilino. Sin embargo, en honor a la verdad, poco o nada puede decirse de la influencia de los árbitros en el resultado. Se equivocaron poco y las pocas veces fueron contra el Barça. Las repeticiones televisivas dejaron en evidencia hasta tres decisiones que perjudicaron al Barcelona.

Esta vez no fue Navarro el hombre que condujo a su equipo a la victoria. Tampoco Lorbek, que fue nombrado MVP de la final. Hoy era el día de Fran Vázquez, que ha realizado un partido soberbio, uno de los mejores de su etapa blaugrana que es posible que se cierre hoy con su tercera Liga. Vázquez ha aportado coraje, fuerza, calidad y mentalidad campeona a un equipo que ha tirado de él para hacer frente a la teórica superiodidad blanca bajo los aros. Vázquez, cuyo futuro es cuestionado por el staff técnico del Barcelona, ha llevado al Barça al triunfo con sus 16 puntos, sus capacidad intimidadora en los tableros y su mentalidad ganadora. Lorbek ha sido el MVP de la final, pero Vázquez ha sido el hombre que ha llevado al Barça en volandas a la victoria en el último partido.

El Barça ha dominado el encuentro de principio a fin y le ha demostrado al Madrid que hace falta algo más que talonario para acabar con su ciclo. Se las prometían muy felices, pero se han ido del Palau con el rabo entre las piernas. El Palau era una fiesta y se regocijaba viéndole a Suárez su rostro desencajado por la rabia de quien no ha sabido conseguir en la pista lo que se daba por ganado fuera de ella. El Madrid, de cualquier forma, ha ofrecido una gran imagen, lo que aún prestigia más el triunfo del Barça. Bien Reyes, bien Llull, Sergio Ramos y Carroll. Más flojos los hombres altos, que han sucumbido ante el torbellino Vázquez., En el Barça, junto a Vázquez, extraordinario Lorbek especialmente en los minutos finales y Mickael, que ha aportado seguridad en el tiro cuando se complicaban las cosas.



De cualquier forma, la euforia del triunfo no debe tapar los errores de planificación que se han producido a lo largo de la temporada en el Barcelona, que llegó a las finales de Copa y Euroliga peridiéndolas. Un título para este Barça acostumbrado a arrollar no es mala cosecha, pero tampoco puede considerarse excelente. No se puede plantear la final permitiendo al Madrid jugar con dos hombres más. Si Perovic no sirve para jugar una final ¿para qué lo ficharon? Y premio también para el que decidió fichar a Eidson, que estaba predestinado a ejercer de estrella y apenas ha aportado nada en toda la serie. Ahora toca "arreglar" esta plantilla y deshacerse de muchos nombres que están de más. Sólo resta esperar que la operación limpieza no afecte a Fran Vázquez. Sería el colmo de los despropósitos.

El Barça se ha proclamado campeón de Liga. Tiene mucho mérito porque es el peor Barça de los últimos años ante el mejor Madrid que se ha visto en mucho tiempo. ¡Felicidades, campeones!


Deja tu Comentario