2015-10-26 16:10 Real Madrid Por: Administrador

El cinismo del Barça con la concha de Mascherano



Fede Peris

Así contemplan la justicia en el Barça. Javier Mascherano debe quedar libre de toda culpa y, por lo tanto, absuelto de toda responsabilidad porque el árbitro se equivocó y en lugar de reflejar en el acta del Barça-Eibar que el jugador argentino se dirigió al asistente mentándole "la concha de su hermana", que al parecer fue lo que dijo, hizo constar que se refirió a "la concha de su madre". En los baremos de justicia que utiliza el Barça, si se trataba de su hermana, Mascherano no merece ser castigado. Curiosa vara de medir.



A eso se agarran, a un defecto de forma. Pero el pecado está ahí, se refiera a su madre o a su hermana. Mascherano se comportó con mala educación e insultó al árbitro, ya fuera utilizando a su madre o a su hermana, y debe el castigado por ello. Los abogados del Barça que han elaborado el recurso ante el Comité sostienen que el insulto no iba dirigido al asistente, cuando las imágenes de TV muestran con meridiana claridad cómo Mascherano, con cara de pocos amigos, le suelta el taco al asistente de forma directa. A la cara. También dicen los juristas del Barcelona que ésta es "una expresión generalizada ya en el fútbol". Como si fuera lo más normal del mundo.

En el caso Mascherano, una vez más, el Barça trata de saltarse las normas y aplicarlas según su conveniencia. Pero el Comité debe ser inflexible y no prestarse a esa farsa. El insulto existió independientemente de si afectaba a la madre o a la hermana del linier. La mala educación y la grosería deben ser erradicados del fútbol. Aunque eso implique algo tan complicado como perjudicar al Barcelona. La situación podría haberse evitado si el Barça hubiera sabido inculcar en Mascherano esos famosos valores, de los que presumen de boquilla pero que a la hora de la verdad pocas veces demuestran.


Deja tu Comentario