2012-08-31 18:08 Real Madrid Por: Administrador

El City de Silva en el Bernabéu, para empezar



El choque más potente de toda la fase de grupos será también el estreno del equipo en el Bernabéu en esta competición: Un Real Madrid-Manchester City para empezar con fuerza, el próximo 18 de septiembre. Jugar en un Bernabéu abarrotado y siempre ruidoso en las grandes noches europeas puede ser una ventaja decisiva, dado que de ganar este primer envite el equipo de Mourinho pondrá tierra de por medio con su rival más directo por la primera plaza nada más comenzar. Sería bueno que el equipo inglés comience yendo a remolque en el grupo.

Un pinchazo en esta primera jornada es mucho más sencillo de arreglar que más adelante, pero es que además, en la segunda jornada el equipo merengue viajará a Ámsterdam, lo cual debe ser sinónimo de tres puntos. Por contra, el City recibirá en casa al Borussia, lo cual puede complicar aún más la existencia a los de Mancini de no ganar, siempre y cuando hayan sucumbido en el Bernabéu. Dos jornadas y el Madrid podría abrir brecha con el campeón de la Premier.



Es cierto que todo este tipo de cábalas son tremendamente sencillas de imaginar pero complicadas de realizar, pero la dificultad del grupo no da lugar a equivocaciones. El partido más decisivo de toda la primera fase para el Madrid puede ser el de la tercera jornada en Dortmund. Ganar en Alemania podría inclinar definitivamente la balanza a favor de los blancos de cara no ya a clasificarse, sino a ser primeros del cuadro. Normalmente se puede corregir un error en una primera fase de la Champions, pero quizá en un grupo tan exigente no exista esa opción, por lo que un triunfo a domicilio en casa de City o Dortmund se antoja casi fundamental para acabar primeros.

Después de viajar a Alemania, los blancos engancharán sus tres partidos más complicados enlazando su visita a tierras teutonas con la de los alemanes al Bernabéu en la cuarta jornada y después el viaje a Manchester. Lo importante en estos partidos será intentar mantenerse por encima de ambos equipos, dependiendo de lo que haya sucedido antes. Para entonces, lo más normal es que el Ajax ya pinte bastante poco en el devenir del grupo, por lo que el último partido, en el que alemanes e ingleses volverán a verse las caras en casa de los primeros, será relajante ante los holandeses en el Bernabéu, otra ventaja. Esta última cita se celebará el cuatro de diciembre.


Deja tu Comentario