2013-01-29 16:01 Real Madrid Por: Administrador

El Clásico más apropiado para tapar bocas (21:00h.)



La importancia real del título en juego no se corresponderá con el nivel de tensión, competitividad y necesidad de los blancos sobre el terreno. El Madrid quiere la Décima a toda costa, pero con la Liga a mucha distancia la Copa del Rey es el complemento perfecto para terminar por encima de los culés con un hipotético doblete en vísperas del verano.

Y no sólo eso. En frente estará un rival contra el que jamás existen concesiones ni encuentros poco importantes. Ganarle al Barça da un caché y una superioridad anímica incomparable, sea cual sea el campo de batalla. Y si además la temporada ha transcurrido de la forma que lo ha hecho, aún más. Hartos parece que están en el vestuario merengue de desmentidos, acusaciones y climas agitados, que sobrevinieron de forma incomprensible casi desde el principio del curso. Ahora, pese a los problemas, parece que todos van más a una que nunca. 



Poco antes de llegar estos problemas que han acompañado al Real Madrid desde casi el comienzo del tercer año de Mourinho como técnico blanco, el campeón de la pasada Liga le ganaba bien una Supercopa a este Barça que camina con paso firme por la Liga. Por aquel entonces, pocos podían pensar en un cambio tan grande de las circunstancias. Tampoco un acoso hacia el entrenador merengue como el que está recibiendo. El barcelonismo, siempre al quite, ha aprovechado la coyuntura para sacar pecho más que nunca en los últimos meses.

Y precisamente a raíz de ese canto de superioridad es cuando ha aparecido el Madrid de espítiru de lucha y de remontada. El decidido a pelear contra los elementos. Ese Madrid será el que tiene que doblegar al conjunto azulgrana esta noche, ya que, además de no partir como favorito, acude al choque con un montón de bajas.

Casillas, Sergio Ramos, Pepe, Fábio Coentrao y Di María estarán ausentes por diversos motivos. La principal duda a estas horas consiste en saber quién ocupará la portería, si el "heredero natural" Adán o el recién aterrizado Diego López. Por delante, aún con Marcelo algo falto de forma, parece que Mourinho apostará por una línea de circunstancias: Essien y Arbeloa en los costados y Varane y Albiol como pareja de centrales.



La baja del 'Fideo', rápido y vertiginoso, retocará los planes en el centro del campo. Lo más normal es que la verticalidad sea sustituida por pausa y junto a los intocables Xabi Alonso-Khedira acompañen Özil y Modric para tratar de acortar lo máximo posible las posesiones del enemigo. Por delante, un enchufadísimo Cristiano y un siempre destructivo Benzema cuando éste se enfrenta al Barça por su trabajo entre líneas, intentarán formar la primera línea de presión.

Todo está dispuesto. Por ahora, el Madrid lleva piel de cordero, pero esas tornas pueden cambiar ostensiblemente si se da un buen resultado. 


Deja tu Comentario