2011-04-15 15:04 FC Barcelona Por: Administrador

El clásico más importante es el de la final de Copa del Rey



El primero de los cuatro que se jugará mañana en el Bernabéu no decide nada porque los ocho puntos que separan a ambos equipos dejan la Liga prácticamente sentenciada. Pero está en juego el honor después del 5-0 del partido del Camp Nou. Aquella “manita” escoció mucho y el madridismo tiene sed de venganza. Y se agarra a ese esperanza basándose en los problemas defensivos que tiene Guardiola, que a estas alturas no ha decidido aún quién acompañará a Piqué en el centro de la defensa: Busquets o Milito. El Barcelona visitará el Bernabéu con la intención de repetir los éxitos que han acompañado a Guardiola en sus dos últimas visitas: 2-6 y 0-2, pero con el freno de mano puesto de cara a la final de Copa. El partido del Bernabéu puede cerrar la Liga a favor del Barça, si gana, pero ni siquiera una victoria blanca sería decisiva, porque el Real Madrid, al que le resta un calendario más complicado, debería esperar dos tropiezos más de los blaugrana dando por sentado que los blancos lo van a ganar todo en lo que resta de Liga, algo que está por ver.

Así, pues, el Madrid-Barça de mañana será menos dramático de lo que podíamos imaginar a principio de temporada, porque no será decisivo. Como tampoco será decisivo el choque que ambos equipos volverán a protagonizar en el Bernabéu el 27 de abril, ya que quedará pendiente el partido de vuelta. Y el de vuelta arrojará un vencedor de la eliminatoria, pero no un campeón, porque aún quedará pendiente por jugarse la final de Wembley.

Queda claro que de los cuatro clásicos encadenados en tres semanas el más decisivo es el de Valencia. Allí se dirimirá la identidad del campeón. Los otros tres clásicos no deciden el campeón. El que gane ese encuentro se llevará el título y el perdedor no tendrá la oportunidad de corregir nada en otros partidos, como sucede en la Liga y la Champions League. Por esa trascendencia, la final de Copa se juega en campo neutral, en esta ocasión la capital del Turia. Y por eso los dos equipos arrastran a sus aficionados –la capacidad del estadio impide que se desplacen hasta Valencia todos los que realmente hubieran querido- . Finalmente serán 20.000 por cada bando. Podían haber sido hasta 60.000 por equipo, pero las gradas no dan más de sí.

El 20 de mayo el Luis Casanova presentará un aspecto impresionante, con las dos aficiones copando la zona del estadio que les ha correspondido. Porque las aficiones también juegan insuflando ánimo a sus futbolistas desde la grada y proporcionando colorido al paisaje del estadio con sus banderas, bufandas y camisetas.

Y la prueba de la trascendencia que tiene este choque en el que los equipos se lo juegan todo a cara y cruz en 90 minutos –si no hay que recurrir a una de esas épicas prórrogas- es que las firmas comerciales se han preocupado por “vestir” a los aficionados para una fecha que debe quedar grabada en la retina de todos los que acudan hasta Valencia para disfrutar del espectáculo. Por ejemplo, Nike ha diseñado una camiseta exclusiva de coleccionista para esta final con un lema, "Som uns colors. Som una manera de fer", con el que la firma se identifica con la filosofía que ha hecho del Barça el equipo más respetado del planeta. Se trata de identificar a los seguidores con su equipo a través de un lema común y unos colores que les unen y que serán reivindicados y defendidos en Valencia con el orgullo de saber que representan al mejor club del mundo. La compañía norteamericana ha querido sumarse al fervor blaugrana que presidirá la final de Copa organizando varios eventos en Barcelona. Nike invita a sus clientes a visitar la tienda Nike Store de Barcelona en Paseo de  Gracia nº 29 entre las 15:45 horas y las 19:45 horas de los días 16 y 20 de abril) para hacerse una fotografía con la camiseta conmemorativa de la final de Copa del Rey y participar así en el  sorteo de tres de esas camisetas diseñadas para la final de Copa firmadas por varios jugadores del primer equipo blaugrana. El lunes 18 se repetirá la posibilidad de acceder al premio esta vez en el Mega Store del Camp Nou.

Es una prueba de que la pasión de los cuatro clásicos se va a concentrar fundamentalmente en el partido más decisivo de todos ellos, la final de Copa.


Deja tu Comentario