2013-02-28 12:02 FC Barcelona Por: Administrador

El colegiado que no se atrevió a expulsar a Mou deja el arbitraje



Paradas Romero, el colegiado de 40 años que ha decidido poner punto y final a su carrera arbitral, es un claro ejemplo del aprovechamiento que Jose Mourinho hace del miedo escénico. Sabedor de que Paradas Romero ya le había expulsado dos veces del banquillo como técnico del Real Madrid y de que es el único colegiado que se ha atrevido a hacerlo, desplegó todo su show de gestos, protestas y quejas de manera ostentosa durante el Real Madrid-Rayo Vallecano, pitado por Paradas, consciente de que el árbitro no se atrevería a echarle, algo que parecía buscar para acrecentar su vocación de mártir de la injusticia.

Y Paradas no se atrevió. Manuel Díaz Vega, el ex colegiado, que preside el Comité arbitral, le reprochó su comportamiento recordándole que a principio de temporada se intentó unificar criterios entre todos los árbitros en este sentido para castigar con tarjeta roja todas las protestas que llegaran de los banquillos. Tito Vilanova, expulsado en la segunda jornada en El Sadar, puede dar buena fe de ello.



Pero Mourinho intimidó a Paradas, y éste no se atrevió a aplicar el mismo reglamento que se utiliza con el resto de entrenadores y ha optado por abandonar ante su incapacidad de castigar a Mourinho como se merecía.

Una vez más se demuestra que hay un reglamento para Mourinho y otro para los demás, y que el técnico del Real Madrid utiliza la intimidación para influir sobre sus decisiones. Él protesta con gestos y con insultos, pero no recibe el castigo los los árbitros reservan para los demás entrenadores.


Deja tu Comentario