2011-10-25 23:10 FC Barcelona Por: Administrador

El Comité de competición indigna a la expedición blaugrana



Ya hemos informado de que Kanouté, por "agarrar del cuello y posteriormente empujar a un jugador adversario, antes de la ejecución de un tiro de penal", según el acta arbitral, vio la tarjeta roja directa. El castigo que el inefable Alfredo Flórez ha decidido de forma caprichosa para el agresor es de un partido.

Poco parece para una agresión, pero ya sabemos por experiencia que cuando las agresiones se producen contra el Barça no dejan de ser pecadillos veniales. El artículo 123 contempla esa jugada con un castigo de uno a tres partidos. El Comité ha decidido para él la sanción más leve, con 90 euros de multa al Sevilla y 600 al jugador (la misma que a Mourinho por agredir y a Vilanova por revolverse).



Con este tipo de decisiones ya se cuenta en el Barcelona,. Lo que ha provocado auténtico estupor es que el mismo Alfredo Flórez le haya endosado dos partidos de suspensión al preparador físico del Barcelona, Aureli Vilanova, porque "fue expulsado en el descanso por seguirme a lo largo del túnel de vestuarios protestándome que el portero visitante tardaba mucho tiempo en reanudar el juego", según recogía el acta arbitral.

Es natural que los expedicionarios barcelonistas desplazados a Granada estuvieran indignados con tal decisión. Recordarle al árbitro que el portero rival tarda mucho en sacar de puerta, sin mediar insultos, merece dos partidos de sanción, uno más que arrearle un viaje a un jugador del Barcelona. Quizá ese es el matiz, que se trata de un jugador del Barcelona.

La Federación, a través del Comité de Competición, se ríe del Barcelona. Y luego hablan de villaratos y demás sandeces para justficar las miserias de quien no es capaz de ganar en el campo en buena lid. Queda claro que para el madridista que reparte injusticias en la Federación, es mucho más grave hacerle una observación al árbitro sin mediar insulto que meterle el dedo en el ojo a un rival.  Vergonzoso.




Deja tu Comentario