2012-03-22 12:03 Real Madrid Por: Administrador

El cuarto árbitro era… ¡catalán!



¿Qué más quieres que te dé, Sandro? Estas fueron las palabras que esbozó Ángel María Villar en la última reunión mantenida con el presidente del Fútbol Club Barcelona, Sandro Rosell. El máximo representante culé reclamaba una ayudita extra de los que maneja en el fútbol español, quería más Villarato. Pues aquí lo tienes Sandro.

Paradas Romero no estaba solo en El Madrigal. Junto a él un cuadro de colegiados que tenían una clara misión: pisotear el camino del Real Madrid. Así, un actor principal del espectáculo de este pasado miércoles fue el cuarto árbitro, Simón del Pino. Pocos habían caído en su presencia, pero él fue el encargado de dar varios chivatazos que acabaron con Mourinho y Rui Farias en el vestuario blanco. Así, revisando el acta del encuentro descubrimos lo que muchos temían, el cuarto árbitro pertenece al colegio catalán. La sombra de la sospecha se confirmaba.



Los colegiados de la contienda se pasaron el partido más atentos del banquillo blanco que de lo que ocurría sobre el césped. ¿Esa era la manita que tanto deseaba Rosell? Paradas y su ayudante se llevaban los focos de atención de un partido que será más recordado por su actuación que por lo meramente futbolístico, y es que esa parecía la intención de los que ayer vestían de negro. Teñir de luto el fútbol español. 


Deja tu Comentario