"Gracias, Iker". Así agradece el público milanista de la curva sur de San Siro el "regalo" que el Real Madrid le ha hecho al Milan traspasándole a Diego López. El portero ex madridista debutó ante su afición parando un penalti a Cabreva y salvando dos goles cantados que han permitido al Milan vencer por 3-1 al Lazio y encaramarse al primer puesto de la clasificación del campionato italiano, algo que hacía mucho tiempo que no sucedía.

El único gol que recibió fue en una jugada desgraciada en la que su compañero De Jong introdujo el balón en propia puerta, Se entiende que San Siro coreara el nombre de Iker agradeciéndole el tesoro que acaba de recibir el Milan de manera imprevista. López ha tenido en su nuevo equipo el estreno soñado. Y a Villiam Vecchi el entrenador de porteros del Real Madrid, le ha faltado tiempo para explicar en La Gazzetta dello Sport las virtudes que adornan al meta gallego: “técnicamente y psicológicamente es muy completo. En un año complicado demostró que sabe gestionar bien la presión. Es uno de los mejores porteros que he entrenado en mi vida. Su principal virtud son los reflejos. Aunque mide 1,96 tiene unos movimientos muy rápidos. Lo sabe hacer todo”. 



El Milan pagó al Real Madrid tres millones por Diego López,. Una ganga tal y como está el mercado.