2013-06-29 17:06 FC Barcelona Por: Administrador

El dedo de Mou, al Constitucional



Edu Soler

El 17 de agosto de 2011 se vivió uno de los episodios más patéticos del fútbol actual. En el partido de la vuelta de la Supercopa de España celebrada en el Camp Nou, Barça y Madrid exhibieron la cara más amarga del deporte. En una trifulca final sin precedentes, el ex entrenador blanco, José Mourinho, agredió a Tito Vilanova, en aquel momento segundo de Guardiola y actualmente primer técnico azulgrana, metiéndole un dedo en el ojo. 



Las imágenes dieron la vuelta al mundo y los protagonistas se apresuraron a pedir disculpas, pero el daño ya estaba hecho.  Pese a ello, un día antes de que prescribieran los hecho, el bufete barcelonés Casa Paraula presentó una querella criminal contra Mourinho y Real Madrid ante el juzgado de instrucción número 7 de Barcelona. 

Según el abogado Oriol Casals el caso menoscababa un modelo social basado en la justicia: "El caso no solo menoscaba la integridad física y moral de Vilanova, sino todo un modelo de convivencia social basado en la justicia, la igualdad y el respeto a las personas.  A nivel jurídico, está clarísimo que los hechos están tipificados en este artículo del Código Penal: el que golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión será castigado con la pena de localización permanente de dos a seis días o multa de 10 a 30 días". 

En marzo del 2012, la Fiscalía solicitó a este mismo juzgado que desestimara la querella puesto que la justicia  deportiva ya había tomado cartas en el asunto y además alegó que la parte querellante "no estaba afectada". 



Después de varias apelaciones, Oriol Casals ha llevado el caso al Tribunal Constitucional al considerar que Mourinho tendría que ser multado con una importante suma. Ahora el Constitucional deberá pronunciase sobre si admite o no esta querella criminal.


Deja tu Comentario