Miguel Ángel Galán denunció la situación de Zinedine Zidane como técnico del Castilla ante la justicia deportiva. Se trata de un entrenador, que preside la escuela CENAFE, que ha respondido a Zidane, por llamarle "envidioso", a través de El Confidencial: "ni le tengo nvidia, ni hago nada por publicidad”, ha dicho. Y ha añadido: “Zidane habló en un tono un poco prepotente, de no arrepentimiento, y el juez único de Competición lo tiene que tener en cuenta para sancionar más, sería como un agravante. Parece de broma que después de que se propongan tres meses de sanción, siga entrenando, y encima hable de que el denunciante, que en este caso soy yo, le tenga envidia”. 

El denunciante ha aprovechado también para criticar al Real Madrid por nombrar entrenador del Castilla a un técnico que no tiene todavía el Nivel 3: “Me parece una estupidez increíble del Real Madrid. Que lo haga cualquier otro equipo (con todos mis respetos), se puede entender, pero que lo haga el Madrid... Pero si yo no llego a denunciar, les habría salido bien. No se esperaban que hubiese un Quijote del fútbol como yo que pusiera la denuncia”, 



Galán explica que "hay que dignificar la profesión de entrenador. No puede ser que el Chapi Ferrer ascienda al Córdoba después de muchísimos años y a la 8ª jornada esté en la calle. Ya es hora de que el presidente del CSD, el señor Cardenal, lleve una ley al Congreso para defender nuestra profesión, porque no tenemos quien nos regule”. Y se refiere también a otros casos parecidos: “eso que dice que hay varios en su situación y no hacemos nada no es cierto. Yo he denunciado a Fran Yeste (entrenador del Eldense). Hago lo que puedo, porque soy un centro de formación, no un comité de entrenadores. No puedo estar siempre haciendo de policía. Y lo he tenido que hacer porque llamé en julio y agosto dos veces al comité para que actuaran y no hicieron nada”. El denunciante aclara que no tiene nada personal contra Zidane: “Me fastidia que sea Zidane, porque me consta que es un buen tipo, el que vaya a pagar los platos rotos de la falta legislativa en el colectivo de entrenadores de España. Hay algunas cosas de las que ha dicho con las que estoy de acuerdo. Me parece muy feo que la RFEF haga un curso de tres meses para exfutbolistas que han sido internacionales y para los demás son tres años. Yo no estoy de acuerdo y es algo contra lo que llevo luchando años”.

Y concluye:  “Llamé en julio y agosto dos veces al comité para que actuaran y no hicieron nada. Fue entonces cuando tuve que poner la denuncia. Así que la acusación de Zidane de que hago esto por publicidad se cae por su propio peso. Si hubiera querido publicidad, habría puesto la denuncia desde un principio. Y como el comité se quedó con el culo al aire, asumieron mi denuncia. Y no la pusieron porque es Zidane y es el Real Madrid y además porque están ante una situación de pasividad en su poltrona”.