2016-11-26 18:11 Especial Clásico Por: Administrador

El día que Cristiano Ronaldo mandó callar al Camp Nou



Pol Brugarolas Fue el 21 de abril de 2012, FC Barcelona y Real Madrid se enfrentaban en el clásico de la segunda vuelta de la Liga. Fue un gran día para Cristiano Ronaldo, una jornada inolvidable. Hasta entonces se le acusaba de borrarse de los partidos importantes y de arrugarse especialmente ante el FC Barcelona, que empezaba a convertirse en su bestia negra. Ese día Cristiano Ronaldo acabó con el maleficio y salió por primera vez vencedor del Camp Nou. Cristiano Ronaldo aprovechó una gran asistencia del alemán Mesut Ozil, para convertir el gol picando el balón por encima de Valdés. Ahí demostró al Camp Nou quién era el mejor, algo que hasta ese momento se ponía en duda. Era el segundo gol del Real Madrid, el gol de la victoria. Y mandó callar al Camp Nou. Se había pasado todo el partido escuchando insultos y soportando el coro que le llegaba desde la grada: "ese portugués, hijo de puta es". Cristiano se dio ese día el gustazo de responder de la manera que más duele: con un gol que significaba el triunfo del Real Madrid en el Camp Nou. Antes, Khedira había adelantado al Real Madrid y Alexis Sánchez lograba el empate con muchas y angustia de un Barça impotente y agónico ante un Real Madrid superior y mejor dispuesto sobre el campo. Cristiano Ronaldo aconsejó calma a la grada del Camp Nou y también al banquillo del Barcelona. Y lo hizo reclamando respeto, como cuando Raúl se puso el dedo índice sobre sus labios para exigir silencio y respeto a la grada del Camp Nou después de anotar un gol que significaba también la victoria del Real Madrid. Cristiano acabó con la maldición y a partir de aquel día el Barça se convirtió en un rival más, sin complejos, al que se le puede ganar y golear como a cualquier otro.

Deja tu Comentario