2014-06-15 17:06 FC Barcelona Por: Administrador

Leo Messi, un "dictador" de pacotilla en el Barça



Fede Pons

Hace menos de un mes, cuando Messi aún no había renovado por el Barça, los mariachis de Florentino Pérez garantizaban desde Madrid que el Barcelona es poco menos que el cortijo particular de Leo Messi y que, en base a esta realidad, el crack argentino había impuesto una serie de condiciones para renovar. Entre ellas, que el club fichara a su amigo Sergio Agüero y que respetaran la continuidad de sus otros dos amigos, José Manuel Pinto y Cesc Fàbregas. Los últimos acontecimientos retratan a los creadores de esta película. Ni va a venir Agúero ni ha existido clemencia con Pinto y Cesc cuando Luis Enrique les ha dado categoría de prescindibles. Pura ciencia ficción.



De Agüero ya puede despedirse Messi porque no vendrá. También de Cesc, un compañero con el que él congeniaba en el campo, su pareja Antonella intimaba con Daniella y su hijo Thiago con su hija Lía. Pues Cesc se ha ido. Como se ha ido Pinto, el compañero con el que mejor congeniaba en el vestuario. Y no ha pasado nada. Messi no ha amenazado con marchar ni se siente especialmente ninguneado. El fútbol es así.

También le habían cargado el mochuelo a Messi de que fue él quien impuso el fichaje de Martino, que se ha ido del club por la puerta de atrás. Si Messi manda en el Barça y ejerce de dictador, habrá que convenir que lo hace en calidad de "dictador de pacotilla" porque sus deseos nunca se cumplen.


Deja tu Comentario