2012-05-12 23:05 FC Barcelona Por: Administrador

El doble rasero en los arbitrajes se mantiene hasta el último partido



El árbitro del Betis-Barça, Ayza Gámez, no ha tenido problemas en dejar claro el doble rasero que se ha producido en los arbitrajes a lo largo de toda la temporada. Sin dudarlo, ha expulsado a Dani Alves con una doble amarilla por dos entradas de las que sólo una ha merecido tal castigo. En la primera ha agarrado a Montero y en la segunda ha realizado una entrada sobre el mismo jugador. Sólo la segunda mereció castigo. Pero, aceptando que las dos tarjetas fueran justas, el colegiado no midió con el mismo rasero entradas idénticas o de mayor gravedad protagonizadas por los jugadores béticos. Por ejemplo, poco después de que Alves viera la amarilla por agarrar a un contrario, Cañas frenó un avance de Leo Messi con un placaje de rugby en toda regla. El árbitro lo vio, porque señaló falta, pero no sancionó el agarrón con la misma severidad que empleó con Alves. Cañas siguió atizando durante todo el partido sin ser castigado y sólo al final vio la amarillas.

Lo cierto es que el Betis acabó el partido con once jugadores y el Barça con diez simplemente porque el reglamento no se aplicó de la misma manera a los dos equipos. Y Mourinho sigue ladrando en la Liga de la Vergüenza...




Deja tu Comentario