2013-04-10 12:04 FC Barcelona Por: Administrador

El doble rasero que gastan en Madrid



Jürgen Klopp, entrenador del Borussia Dortmund, opinó en la rueda de prensa postpartido anoche en Dortmund, que entendía que los periodistas españoles estuvieran comprometidos con el Málaga, pero recordó que el segundo gol andaluz fue conseguido en fuera de juego. Semejante temeridad ha sido castigada por los defensores del fair play madrileño como una falta de respeto. Klopp no puede decir eso, pero Mourinho puede saltarse las ruedas de prensa para enviar a su secretario, puede responder de mala gana con monosílabos, puede negarse a responder porque la pregunta es estúpida, puede ser grosero con los periodistas, puede encerrar a un periodista en una habitación, con cinco más, para amenazarle e insultarle... Eso, en Mourinho, es normal, pero no se le puede consentir a nadie más.

Con lo del llanto por una injusticia arbitral, lo mismo. Escudándose en los valores que defiende el FC Barcelona parece que el club blaugrana tuviera prohibido quejarse de los arbitrajes. Ya lo dijo muy bien Jordi Roura: "Tontos no somos". Una cosa es aceptar con deportividad un resultado y otra bien diferente dejarse tomar el pelo. Si el Barça se queja de un gol en fuera de juego de dos metros o de la aplicación incorrecta que el árbitro hace del reglamento, está llorando. Si el Málaga es perjudicado, hay que justificar las quejas, incluso las que hablan de racismo contra el club andaluz. Y si el perjudicado es el Madrid, vale todo: desde repasar el historial del rival para mancharlo de porquería hasta lanzar sombras de duda sobre un palmarés pasando por un listado de árbitros "generosos" que curiosamente no se caracterizan por ayudar al Barça en algún caso, por ejemplo Stark.



Al aparato de propaganda y distracción que tiene montado Florentino Pérez en sus medios de comunicación afines se le entiende todo. También se le ve el plumero.


Deja tu Comentario