2013-12-15 10:12 Real Madrid Por: Administrador

El dramón que se le viene encima a Ancelotti



Carlos Muñiz

Sergio Ramos vio en Pamplona dos cartulinas amarillas y no podrá jugar el próximo partido del Real Madrid frente al Valencia. También Pepe vio la quinta amarilla del ciclo y deberá descansar igualmente en el próximo partido. Para acabarlo de arreglar, Raphael Varane sigue en el dique seco sin poder superar los problemas que le afectan a la rodilla.



En estas circunstancias el Real Madrid deberá medirse en un choque que promete ser dramático a un Valencia en horas bajas que necesita un buen resultado para remontar el vuelo.

Ante tal cúmulo de desgracias Carlo Ancelotti se planteó afrontar el duelo ante los chés con una defensa nueva en su eje. Nacho y Arbeloa son los principales candidatos a cubrir la parcela central de una zaga que ahora mismo está en cuadro. El problema es que el partido es en Mestalla y que el Valencia está obligado a presionar al máximo al Madrid dado que su entrenador, Miroslav Djukic, está al borde del cese.
 
El problema es que Arbeloa y Nacho sólo han jugado juntos 316 minutos y nunca compartiendo el eje de la defensa. Ambos compartieron alineación en Liga ante el Granada y Getafe, en Champions League, frente al Conpenhague y Galatasaray, y en Copa frente al Olimpic de Xátiva. Nacho ya ha jugado en esa demarcación en el Castilla, pero Arbeloa jamás ha jugado de central. De todas las alternativas ésta parece la más probable, aunque también podría experimentar Ancelotti con Casemiro, un jugador muy físico que podría adaptarse a la nueva posición.

De cualquier forma, en el club está trabajando a fondo para presentar un recurso que permita a Sergio Ramos jugar si, finalmente, le retiran la injusta primera tarjeta amarilla que vio en Pamplona.

Deja tu Comentario