2012-09-28 15:09 Real Madrid Por: Administrador

El edificio de Guardiola se desmorona



Y ojo, que estas tácticas, por no ser nuevas, tampoco son excesivamente criticables. Esto es como cuando un Gobierno le echa las culpas de todo lo que pasa a la oposición para tapar sus miserias. La estrategia del "tú más" es antológica. Pero al igual que con esta comparación, lo que habría que recordarle a la caverna es que ignorar las cosas sólo las aparta durante un tiempo.

El Barça firmó el peor Clásico de los últimos años en la vuelta de la Supercopa en el Bernabéu. Ganó sin merecerlo en Pamplona, tuvo que remontar por dos veces contra el Spartak y sufrió de lo lindo en casa contra el Granada, que hasta pudo ganar. Los hechos reflejan que el equipo ni juega ni gana como con Guardiola y ese tufillo que pese a las victorias y los puntos se respira en el ambiente empieza a verse públicamente con "detallitos" por aquí y por allá.



Que si una discusión entre Messi y Villa, que si una contradicción entre Jordi Alba y Tito... hay cosas que no acaban de cuadrar dentro de ese vestuario y que provocan dudas. Determinadas fuentes intentan confirmar que lo del argentino y el asturiano es bastante grave y hasta en la última semana se han podido ver imágenes que creíamos sólo aplicables al Real Madrid. ¡Una comida de hermandad! La caverna se lo pasó en grande el año pasado cuando Mou y los suyos se fueron de barbacoa después de dos pinchazos seguidos. Pero claro, ahora no es lo mismo...

Nadie en Madrid ha restado importancia a lo que también está sucediendo en el club blanco, en el que hay que reconocer que las cosas no han comenzado como se esperaba. ¿Que Cristiano está triste? Se reconoce, se intentan buscar las causas y se dice que no es una declaración que esté bien hecha. ¿Que Mou castiga a Ramos? Pues sí, es un castigo, simbólico como se ha podido evidenciar por lo visto, pero lo ha sido. Aquí se reconocen las cosas sin alarmas innecesarias. Puede que también se intenten mitigar un poco a veces, pero eso no quita que junto a esa actitud no deje de haber una preocupación constante por los problemas que pueda tener o los errores que pueda cometer el equipo blanco.

En Barcelona, sin embargo, se vive la típica situación post-éxitos. La era Guardiola ha terminado y su marcha empieza a ser tan traumática como lo vaticinaron incluso algunos jugadores. Alves llegó a decir "sin él no somos nada". Parece que su parte de razón tenía, pues fue marcharse Pep y empezar a rajar él del club. A ver si va a resultar ahora que Guardiola no sólo era importante por sus éxitos deportivos y su manera de ver el fútbol, sino porque era el pilar que sostenía los carcomidos cimientos de un edificio que ahora amenazaría con caerse. ¿Lo veremos? No vamos a decir nada. Que los hechos juzguen por sí mismos... pero el barcelonismo debería preocuparse.




Deja tu Comentario