2011-04-19 00:04 Real Madrid Por: Administrador

El falso mito defensivo de Mourinho



Pese a que el primero de los cuatro duelos Madrid-Barcelona acabó en empate, la realidad es que el resultado y el transcurso del encuentro hizo que fuesen los jugadores blancos los que ganasen la batalla anímica, algo crucial para conseguir alzarse con el título de Copa del Rey y lograr la clasificación para la final de la Champions League.

Mourinho sorprendió dando entrada a Pepe en el centro del campo. Finalmente el portugués optó por el trivote, pero lejos de atrincherarse en el área de Casillas defendiéndose, el Madrid fue más peligroso que el Barça durante el transcurso del partido. Sí, la posesión fue claramente favorable para los azulgranas. El Madrid no tiene ni a Xavi ni a Iniesta ni a Busquets, algo que hace que Xabi Alonso, Khedira y Pepe no puedan optar por el control del balón como su principal arma. Desde Barcelona se ha avasallado durante los últimos días asegurando que el Barça fue infinitamente superior al Madrid. ¿Es el control del balón el único factor con el que se mide el juego de un equipo? Ni mucho menos.

Sinceramente, dudo mucho que la afición del Bernabéu estuviese contenta con un Madrid jugando como lo que hace el Barça. Pese a que los azulgranas tuviesen la pelota, la realidad es que la presión realizada por los hombres de Mourinho provocó que ni Messi ni Villa ni Pedro lograsen llegar al área blanca con facilidad. De hecho, fue el Madrid quien sin tener la posesión del esférico llegó más veces y con más peligro a la portería rival. Los número hablan por sí solos: 13 disparos del Madrid a portería por 10 azulgranas, 22 llegadas al área de Valdés por las 11 a la portería de Casillas. El control del juego realizado por el Barça se limitó durante gran parte del juego a pases entre sus jugadores en su propio campo con dificultades con llegar a la línea de tres cuartos. Por su lado, el Madrid supo cómo presionar, cómo robar el balón y cómo crear contras peligrosas. No fue la noche de los delanteros blancos, pero la realidad es que si contamos las ocasiones de gol de ambos equipos, el Madrid habría ganado a los puntos. Además, el Madrid logró empatar el partido jugando con diez, algo que reporta a los jugadores blancos una inyección de moral que de bien seguro será crucial para lograr ganar a los hombres de Guardiola en la final de Copa y en las semifinales de Champions.


Deja tu Comentario