2015-06-26 22:06 FC Barcelona Por: Administrador

El fichaje bomba de Bartomeu es del Madrid y no es Ramos



Óscar Fanjul

Josep Maria Bartomeu sabe que nada le gustaría más al barcelonismo en esta campaña electoral que ofrecerle en bandeja la cabeza de un futbolista que pueda ser sustraido del corral de Florentino Pérez, el mismo que se llevó a Luis Figo del Barça a traición. Esa jugada la tiene guardada el barcelonismo en el corazón a la espera de que alguien sea capaz de devolvérsela.



Y el momento parece haber llegado. No será Sergio Ramos la pieza que persigue Bartomeu. A diferencia de lo que ha sucedido en los últimos años, la plaza de central en el Barça está bien cubierta y no necesita ser reforzada. Los tiros apuntan hacia Isco Alarcón, el crack madridista que llegó a ganarse al Bernabéu, pero que ha caído en desgracia ante la imposición que pesa sobre los entrenadores del Real Madrid, que deben alinear a los fichajes más costosos que contrata el presidente. Isco le costó al Real Madrid 30 millones de euros, pero Bale, James, Modric o Kroos tienen prioridad sobre él a la hora de hacer las alineaciones.

A favor de la incorporación de Isco al Barça está su condición de barcelonista, que años atrás se complementó con la de antimadridista declarado públicamente. Isco tiene un perro llamado Messi, muchos amigos en la plantilla blaugrana, un estilo de juego que le va como anillo al dedo y la posibilidad de crecer teniendo continuidad en su juego. Las relaciones entre Isco y el Real Madrid no atraviesan su mejor momento. Al jugador ya le han llegado comentarios en torno a la escasa confianza que va a mostrar Benítez en él. Intuye que el Real Madrid de la próxima temporada será más físico que técnico y ve cómo se le van cerrando las puertas de la titularidad en el año de la Eurocopa, a la que espera asistir, aunque Del Bosque ya le ha dicho que tiene que jugar minutos para acceder a una de las 22 plazas privilegiadas que disputarán la fase final si La Roja finalmente se lo gana. Los tiros apuntan a Isco. El suspense se mantendrá hasta los últimos días. Pero Isco es el as que tiene guardado Bartomeu bajo la manga para acabar de desnivelar las elecciones a su favor. La cláusula de rescisión de Isco es de 150 millones, pero el Barcelona cuenta con la predisposición del jugador para forzar su marcha del Real Madrid por mucho menos. La bomba de Bartomeu está a punto de estallar.


Deja tu Comentario