2015-08-20 16:08 Real Madrid Por: Administrador

El fichaje de Kovacic puede forzar la salida de Isco



Gonzalo Nadal 

El futuro de Isco Alarcón en el Real Madrid se va oscureciendo por momentos. La incorporación de Mateo Kovacic a la disciplina blanca se ha convertido en un nuevo revés para el andaluz, que cada vez ve menos claras sus opciones de convertirse en un imprescindible del club durante la nueva era de Rafa Benítez. Kovacic llega para ser titular a las órdenes del entrenador, y esa condición todavía reduce más el protagonismo que debería tener el español en el equipo. Isco pasa sin duda por uno de los momentos más bajos de su trayectoria. 



Una situación parecida ya se vivió durante la campaña pasada en el Santiago Bernabéu. Aunque Isco rozó la excelencia en muchos tramos de la temporada, Carlo Ancelotti, míster por aquel entonces, siempre se vio obligado a dejarle en un segundo plano, pues de lo contrario tendría que haber sentado a James Rodríguez, futbolista galáctico, en el banquillo. Alarcón creció como jugador y lo bordó siempre que tuvo la oportunidad de hacerlo, pero su titularidad nunca fue del todo segura pues la parroquia merengue prefería a su competidor colombiano, que también estuvo a gran nivel. 

Pues bien, ahora la historia no solo se repite para Isco, sino que además empeora, puesto que no solo James, sino también Kovacic, van a seguir reduciendo la cuota de minutos que deberían estar reservados para el ex del Málaga. Si Rafa Benítez no entiende un Real Madrid sin su '10' y sin su '16' como indiscutibles, lo más probable es que Isco quede relegado a una suplencia constante y repetitiva. Una situación que podría aceptar cualquier jugador con algo menos de status, pero que es difícil que esté decidido a asimilar el andaluz, que sería el estandarte en cualquier otro conjunto de la élite europea. 

Viendo los partidos de pretemporada de los blancos y la política de fichajes que sigue la entidad, además, queda bastante ratificado que Benítez prefiere renunciar a las exquisiteces técnicas del centro del campo para alinear a jugadores más verticales, potentes y pragmáticos. Una idea de estilo que para nada beneficia a Isco, portador de un fútbol mucho más cercano a la asociación y a masticar las jugadas con paciencia y clase. 



Visto lo visto, el escenario es que Isco ahora mismo tiene más abierta que nunca la posibilidad de abandonar el Santiago Bernabéu, sobre todo si no se conforma con empezar todos los duelos desde el banco. Novias no le faltan. En la Juventus de Turín, de hecho, ya piensan en ponerse en contacto con el interior de inmediato para tratar de trazar una estrategia que facilite su salida de la capital española. 


Deja tu Comentario