2012-03-07 23:03 Real Madrid Por: Administrador

El flagrante ridículo de la directiva culé



Xavi Hernández ya lo avisaba hace algún tiempo con su frase lapidaria en Barça TV, la cual se ha convertido en un cuchillo de doble filo que deja a los culés contra las cuerdas. De un tiempo a esta parte el seno del club culé ha cambiado su estrategia de cara al exterior. Las caretas se han caído y los azulgrana muestra su verdadera cara. La prepotencia, la osadía y el cinismo se han convertido en las verdaderas piedras de toque del nuevo discurso barcelonista.

Carles Vilarrubí, Toni Freixa o Carles Rexach han sido algunos de los directivos que han salido esta semana para mostrar la verdadera cara del barcelonismo. Con la hipocresía por bandera, los directivos azulgranas se han atrevido a hablar de agravios comparativos en el tema arbitral para intentar justificar su mala situación en el plano deportivo. Todo son parches en un club que poco a poco está viendo como el Madrid le pasa como un Ferrari a 200 kilómetros por hora y contra el que no pueden hacer nada.



En Can Barça existía hace unos meses el discurso de “hablar de los árbitros es de equipo pequeño”, pero poco a poco, y cuando han visto que la diferencia de diez puntos con el Real Madrid es un abismo inalcanzable han pasado a la acción. Ahora ven lo que quieren y tratan de excusarse banalmente con una estrategia que solo les hace quedar en evidencia ante todos, demostrando lo que tanto criticaba Xavi, que no saben perder.

"Nuestros jugadores tienen que jugar a un nivel excelente porque en la Liga no se dan las condiciones objetivas ni normales para que gane el mejor. Parece que este año no toca renovar el título", apuntaba Vilarrubí. "Esta mañana el presidente me ha dicho que las cosas pintan a peor. No obstante, no perdemos la esperanza de que las cosas cambien de aquí a final de temporada", señalaba Freixa. En Barcelona intenta ironizar y no entran en razón de que están donde están por méritos propios. Empatar con Real Sociedad, Villarreal o Sevilla fue culpa de ellos, no de terceros, así como perder en Getafe. Son ellos los que han provocado este cisma en el que ahora intenta echar la culpa a otros para explicar su flagrante situación en la tabla clasificatoria.

"No es una pataleta”, recalcaba Freixa en su intervención del lunes intentando ocultar algo que les ha puesto en evidencia ante todos. En el seno de la directiva culé no saben encajar una derrota, y eso que aún tiene unas semanas por delante para admitir a este Real Madrid como campeón de Liga.



“Parece que todo el mundo tiene interés en que el Madrid resurja”, apuntaba Rexach, asesor presidencial, el cual intenta echar por tierra el mérito blanco con unas palabras que solo él se cree. El Madrid está donde está por méritos propios, igual que el Barcelona, que es segundo porque ha bajado el listón, y no por el tema arbitral, como intenta excusar desde la Ciudad Condal.

La verdadera historia, es que tras un año y medio, y con tres directores de comunicación al frente, la directiva azulgrana sigue sumando ridículos ante la prensa. No saben su línea argumental, y cada uno va por libre. El Barcelona y su directiva es un circo en el que la función se ha venido a menos y la ironía parece ser la reinante de una farsa que poco a poco toca su fin. Caretas fuera, el ridículo está hecho.


Deja tu Comentario