2013-05-02 12:05 Real Madrid Por: Administrador

El fútbol total del Barça es un mito: Sin Messi no queda nada



Frente al Bayern vimos a un Barcelona insulso, sin ideas, sin ritmo y sin capacidad para hacerle daño a un equipo que no tiene, precisamente, la mejor defensa del mundo. Y esa realidad va ligada directamente a un nombre: El de Leo Messi. El argentino, que jugó andando en la ida porque estaba lesionado y que ayer ni siquiera saltó al césped del Camp Nou, lleva mucho, muchísimo tiempo sosteniendo en el alambre a una plantilla a la que ahora se le han visto de verdad sus carencias.

Los propios aficionados culés daban ejemplo de lo que de verdad siente el hincha blaugrana: Al enterarse de la no alineación en el equipo titular de Messi a su llegada al Camp Nou, perdían toda esperanza. Casi se volvían a casa. Síntoma de que siempre han sabido lo que sucedía esta temporada y también durante buena parte de la pasada campaña: El Barça es Messi primero, Messi después, y si acaso, algunos futbolistas en tercer lugar.



Ante el Bayern hemos visto a un equipo culé derrotado desde el minuto uno de partido; Que ha sido incapaz de generar ocasiones de peligro en 90 minutos y en su estadio porque nunca creyó en la remontada. Y que ha sido incapaz de marcarle un solo gol al conjunto alemán en 180 minutos porque no estaba Messi. Esa es la cruda realidad.

Se reían los culés del espíritu de Juanito, tachándolo de estrategia lamentable y marketing barato. Evidenciaban envidia, rabia al ver cómo todo el madridismo es capaz de unirse y de generar un ambiente de fe y de lucha que ellos jamás han tenido y jamás tendrán, porque entre sus magníficos "valores" no entra el de la casta. Defienden que ellos ganan con fútbol, pero el fútbol no basta si no está Messi. Es más, es un fútbol menor.

El Real Madrid se quedó a un gol y a centímetros de lograr una machada con Cristiano Ronaldo cojo y sin apenas participar en el partido del pasado martes. Esa es la diferencia. La forma en la que uno y otro equipo han caído en esta Champions no tiene color. Como no lo tiene el comparar a ambos equipos cuando no pueden tirar de sus estrellas. Al menos, ayer, se ha demostrado lo que es el Barça sin Messi. Un equipo menor, entregado, falto de ideas y sin alma.




Deja tu Comentario