2012-11-30 13:11 Real Madrid Por: Administrador

El fútbol vuelve a ser injusto con Casillas



Y es que, si se llega a la conclusión de que tanto Cristiano como Messi están entre los tres finalistas porque tienen que estar, porque son, con mucho, los dos mejores futbolistas del planeta por encima del resto, la elección de Iniesta (al cual no pretendemos menospreciar ni minusvalorar en este portal, donde reconocemos su enorme calidad) correspondería más a una especie de reconocimiento global a todo el fútbol español.

Un fútbol español que este verano hizo historia con la conquista de su segunda Eurocopa consecutiva y cerrando un ciclo nunca antes visto: Eurocopa-Mundial-Eurocopa. Tenía que haber necesariamente un futbolista nacional entre los tres mejores, más aún teniendo en cuenta que a día de hoy seguimos sin ser reconocidos como se debería, dado que ni habiendo ganado estos tres títulos a nivel de Selecciones, ni con el Mundial en 2010, un español se llevó el Balón de Oro.



Por eso Iniesta, que es un gran jugador pero que el curso pasado no cuajó una temporada estratosférica ni mucho menos, está entre los elegidos. Ese puesto debería haber sido para Casillas, que con la consecución de la Liga de los récords con el Real Madrid y la Euro 2012 firmó uno de sus mejores años como profesional.

Ligas, Champions, Copas, Supercopas de España y de Europa, Intercontinentales, Eurocopas, Mundial... Iker tiene todo lo que un futbolista hoy en día puede ganar. Hablar aquí de sus números, de sus récords y de su peso tanto en el Real Madrid como en la Selección daría para varios artículos. Todo ello, unido al hecho de que ha sido un año especial para él, en el que se ha hablado mucho de su figura en cuanto a lo que representa en lo humano y en lo social, hizo que, por primera vez, el portero tuviera serias esperanzas de ganar el Balón de Oro. Incluso 'France Presse' reconoció que lo merecía: "Por el conjunto de su obra, por su permanencia en la cumbre con la que España se casó en 2008, pero también por su tranquilizadora presencia, su personalidad, su influencia y su maestría", rezaba la publicación que hasta hace nada daba en exclusividad el premio y que sigue teniendo un peso más que importante. 

Nada de eso ha valido. A la hora de la verdad, Iker se vuelve a quedar fuera y la situación duele algo más si se tiene en cuenta que Iniesta está entre los tres finalistas. La decisión alimenta un poco más la reclamación de muchos de desglosar el premio por líneas, o al menos crear uno paralelo para guardametas, a los que está visto que jamás se les tratará como iguales al resto. Es cierto que la posición del Real Madrid de no pronunciarse formalmente por nadie puede haber influido, pero una vez más, lo que queda, es que se ha sido injusto con él. Si no ha sido este año, puede que ya nunca lo sea. Lástima.




Deja tu Comentario