2012-01-16 08:01 Real Madrid Por: Administrador

El futuro se pinta de blanco



El Madrid de José Mourinho ha llegado a su punto álgido. Pese a las dudas que se han intentado verter en los últimos encuentros sobre el juego de los blancos, el equipo ha sabido tirar de casta y esfuerzo para conseguir esquivar situaciones muy complicadas, consiguiendo la victoria como santo y seña. Se ha intentado minimizar los logros madridistas, un plan trazado contra el éxito blanco, ¿miedo? ¿Temor? El Madrid llega lanzado, y no quiere pisar el pedal de freno. La derrota del pasado 10 de diciembre ante el eterno rival en el Santiago Bernabéu solo sirvió para hacer más fuertes a los futbolistas merengues y pensar que, tarde o temprano, tendrían una buena oportunidad para demostrar que no son un mero espectador de los logros culés y que en su mano está el cambiar esa dinámica.

La eliminatoria de los cuartos de final del torneo copero se presenta como una gran final para el Real Madrid. El vestuario está concienciado de que pueden superar al Fútbol Club Barcelona. Los jugadores son conscientes de que si derrotan a su gran adversario sus opciones de ganar al menos dos títulos esta campaña estaría mucho más cerca. La Copa y la Liga podrían ser el bastión que sirviera para cambiar la dinámica de los últimos cursos futbolísticos y en estos días previos al partido frente a los culés el trabajo de Mourinho será vital. El técnico luso tiene que hacer ver a la plantilla que la dinámica de los últimos ‘Clásicos’ puede cambiar, que está en su mano el hacerse leyendas. Un trabajo especial será el que tendrá que hacer con Cristiano Ronaldo. Pese a que en los últimos encuentros del futbolista luso no ha encontrado su sitio estoy convencido de que en esta eliminatoria él será el protagonista positivo del equipo madridista. Ante sí tiene una oportunidad para hacer borrar cualquier tipo de duda que se ha vertido sobre su juego. Un número uno, un clase mundial, que sabe que en estos momentos tiene que sacar lo mejor de sí para acabar con el debate.



La disposición de los encuentros en el calendario está claro que da un punto de ventaja al Fútbol Club Barcelona. Que el partido de vuelta se juegue en el Camp Nou pone el listón un poco más alto, pero este equipo es capaz de todo. Parece que muchos se han olvidado de que el Madrid plantó cara al Barça hasta el final en la Supercopa de España, y esta eliminatoria tiene muchos vestigios de repetir la sintonía que los madridistas demostraron en aquella eliminatoria. En Madrid saldrán a morder y con la lección bien aprendida de que mantener la portería a cero será crucial. Juego vertiginoso, presión aguerrida y pegada, situaciones que no se vieron en el último ‘clásico’ y en las que en estos días hará especial hincapié su míster.

Esta eliminatoria tiene todos los ingredientes para que el Madrid pueda hincar el diente a su eterno rival, situación que podría propiciar un futuro muy blanco. Las cartas están echadas y Mourinho lleva escalera real de color, de color blanco.


Deja tu Comentario