2013-03-05 23:03 Real Madrid Por: Administrador

El gafe que Mourinho ha roto en Old Trafford



Nunca superó el conjunto madridista una eliminatoria de Champions después de haber empatado a un gol en la ida y en casa. Hasta en cuatro ocasiones se ha visto en esa situación, todas ellas con idéntico y fatal resultado. La primera fue en la temporada 75-76. Ya ha llovido. Fue ante el Bayern de Múnich, en un duelo que se recuerda casi más por el incidente con un aficionado que agredió a Müller y al árbitro y al que se le llamó "el loco del Bernabéu". El propio 'Torpedo' Müller se vengó de los blancos en Alemania, dándole el pase a los suyos (2-0).

La segunda vez fue sufrida por la Quinta del Buitre, que en la temporada 87-88 se cruzó con el PSV Eindhoven, un equipo por aquel entonces no de primera línea europea, en las semifinales de Champions. El 1-1 de la ida en Madrid no pudo ser revertido en un partido de vuelta en el que los Astros se alinearon para dejar 0-0 el resultado final. Los holandeses se clasificaban por el valor doble de los goles en campo contrario. Acabarían ganando la competición tras empatar todos sus partidos de eliminatorias.



En la campaña siguiente, el Milan de Arrigo Sacci apabulló al Madrid en San Siro (5-0) después de producirse el fatal marcador en la ida, y, por último, en la 98-99, un año después de lograr la Séptima, fue el Dynamo de Kyev el que echó al Madrid del torneo con Shevchenko como principal figura (2-0 en el partido de vuelta).

Cuatro empates 1-1 que reflejan lo complicado que resulta darle la vuelta a estos envites cuando se falla en la ida. Sin embargo, el Real Madrid demostró hace una semana lo que es capaz de hacer en plazas tan difíciles como el Camp Nou. Y hoy en Old Trafford lo ha vuelto a hacer, a lo grande y ante un gran rival.


Deja tu Comentario