2014-01-07 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

El gesto de Di María forma parte de los valores históricos del Madrid



¿De qué se extraña el madridismo con el gesto de Di María? El extremo argentino ya lleva unos cuantos años vistiendo la camiseta blanca y le ha dado tiempo de sobras para aprender los valores históricos del Madrid. No fue ni será el primer jugador merengue en ponerse las manos a las partes nobles para provocar al público. Está en el ADN blanco, en el famoso 'señorío'. Así son en la casa blanca.

Di María, con su gesto de ayer, solo imitó a uno de los considerados mitos del madridismo. Hace 23 años, el mexicano Hugo Sánchez también dedicó un gesto similar al público del Camp Nou en un Barça-Madrid. Fue uno de los clásicos más calientes de la historia, el disputado el 5 de diciembre de 1990 con motivo del partido de ida de la Supercopa de España. Fue el encuentro del pisotón de Hristo Stoichkov al colegiado Urízar Azpitarte y el del no menos desagradable gesto de Hugo Sánchez.



Con el público del Camp Nou caliente y protestando fervorosamente la actuación del colegiado de esa noche, al delantero mexicano no se le acudió otra cosa que girarse hacia el público del Camp Nou y hacia el palco y dedicarles un gesto tocandose con una mano sus partes más íntimas. El presidente Núñez, quien lo vio, estalló al término del partido: "¿Han visto dónde se ha puesto las manos Hugo dirigiéndose al público y a la tribuna? ¡Se ha puesto las manos en un sitio muy poco confortable! Hugo es un provocador", espetó indignado.

En otro con quien se ha podido fijar Di María para coger ideas es en otro ilustre merengue que ahora es entrenador. Aunque en ese caso no fue un 'autotocamiento', el ahora técnico del Olympiacos Míchel, también se hizo celebre por tocar con las manos las partes de Valderrama, en un gesto que ha pasado a la historia.

Esto es señores, el 'señorío' merengue. Los valores históricos del madridismo de que un día presumía Florentino Pérez en una junta de accionistas. Y Di María ha aprendido de ellos. No le culpen.




Deja tu Comentario