2012-06-19 17:06 Real Madrid Por: Administrador

El gran gesto de Cristiano Ronaldo



Hace exactamente un mes, los padres de Nuhazet conocían la noticia más dramática posible. No había solución para su hijo. La metástasis en la columna sea había extendido demasiado. Era el final y el momento de estar a su lado.

Nuhazet es un apasionado del Real Madrid y de Cristiano Ronaldo, hasta el punto que decidieron conceder uno de los deseos de su pequeño. Ver al club de sus amores en directo y conocer a su estrella en el partido contra el Mallorca de la última jornada de Liga.   



Cristiano quiso conocer más sobre la historia de Nuhazet. Tal fue su sentimiento que no lo dudó ni un momento: “¿Qué puedo hacer por él?”. Habló con Jorge Mendes, su amigo y representante, y tomaron una decisión clave para la vida del joven canario. Financiarían entre ambos el costoso tratamiento del pequeño. Había que intentar salvar su vida.

"Una prima de Nuhazet, 'Nati', llamó a la Asociación Pequeño Valiente para ver si había posibilidad de cumplir un sueño, conocer a los jugadores de Real Madrid, para darle una sorpresa", explica la madre del muchacho. Ellos se pusieron en contacto con el Madrid y cumplieron su sueño, y ahora pueden darle de nuevo la vida.

Jorge Mendes introdujo la historia a Cristiano, y puso todo tipo de facilidades, hasta el punto de granjearse la gratitud eterna de la familia, como narra la madre del pequeño: "El otro día el gobierno portugués le dio el premio al mérito deportivo. Le pueden dar también el premio de buena persona".



Cristiano vio antes del partido a Nuhazet. "¿No dices nada?" apuntaba entre sonrisas el portugués ante un emocionado joven que veía como su sueño se cumplía. Dialogaron durante un buen rato, con la promesa de Cristiano de la dedicatoria de un gol, como así hizo el luso. El partido lo vio en un palco privado, junto a Irina Shayk y el hijo de Cristiano. Allí disfruto del 4-1 y de la fiesta del título.

Pero ahí no acabó todo. El lunes siguiente Jorge Mendes movió los hilos para conseguir el tratamiento del pequeño. Ese niño tenía que sonreír durante mucho más tiempo. Había que hacer lo posible por darle la vida.

Le hicieron pruebas en el Hospital Monteprincipe, evaluaron su caso y les dieron presupuesto. Al día siguiente Cristiano había ingresado en una cuenta la cantidad necesaria. Su corazón volvía a latir. No será fácil, espera el fármaco que le pueda salvar la vida, pero este está ahora más cerca.


Deja tu Comentario