2013-09-27 16:09 FC Barcelona Por: Administrador

El historial del "angelito" Pepe



En Madrid pueden decir que es el mejor central del mundo, que es un chico muy bueno y que nunca haría daño a nadie, pero los hechos precisamente dicen todo lo contrario. Desde que fichó por el Real Madrid, se ha hartado de protagonizar acciones antideportivas de todo tipo, desde agresiones brutales, pisadas e innumerables provocaciones indignas para un jugador profesional.

La primera gran víctima fue Casquero. Muchos aficionados recuerdan las brutales patadas del portugués al jugador del Getafe que dieron la vuelta al mundo. Se le cruzaron los cables por completo y acabó agarrándolo del pelo con toda su furia. Además, totalmente ido por su locura propinó un puñetazo a Albín. En cualquier liga normal le hubieran caído mínimo 20 partidos, pero es jugador del Real Madrid y quedaron en 10.



El Barça en su punto de mira

Algunos pensaron que la sanción lo tranquilizaría pero pasó todo lo contrario y es que se multiplicaron sus acciones violentas. En los cuatro duelos consecutivos contra el Barça de Guardiola, en 2011, dejó el sello de su agresividad y sus malas artes en varias ocasiones. En la final de Copa hizo una entrada criminal a Messi en el tobillo izquierdo pero no vio ninguna tarjeta, como tampoco fue sancionado por su anti deportividad cuando dedicó varios cortes de manga a la afición azulgrana después que Cristiano marcara el gol de la victoria merengue. No paró de dar patadas y mostrar su desfachatez pero no vio ni una sola tarjeta.

Otra vez contra el Barça, también en la Copa del Rey, pero esta vez en semifinales, pisó a Messi de forma totalmente voluntaria en la mano izquierda mostrando la maldad que vive en su cabeza de “Orko” descontrolado. Como es habitual, el árbitro no lo vio y tampoco fue sancionado. Durante esa misma temporada, también mostró sus malas maneras en la Supercopa de España. Golpeó con todo su reportorio de agresividad a Valdés, Iniesta y Piqué y además, con todo el descaro del mundo, simuló agresiones inexistentes del mismo Piqué y de Cesc.



Son muchas las víctimas de la agresividad del portugués en todos los equipos de la liga española. Entre muchos otros, el ex azulgrana Xavi Torres lo sufrió en sus carnes cuando jugaba en el Levante, y también la gran revelación de la actual liga, Diego Costa, cuando jugaba en el Rayo y también con la camiseta rojiblanca del Atlético fueron víctimas de la agresividad sin límite del jugador portugués.

Una de las grandes muestras de la poca deportividad de Pepe fue cuando metió una patada a su compañero Arbeloa pensando que era un rival. Se le cruzan los cables y es totalmente impredecible, que se lo digan a todos los que lo han sufrido en estos siete años.


Deja tu Comentario