2015-01-31 08:01 FC Barcelona Por: Administrador

VÍDEO. El historial "delictivo" de Cristiano Ronaldo



Fede Peris

Cuatro veces expulsaron a Cristiano Ronaldo en la Premier League como jugador del Manchester United. Cinco veces ha visto la cartulina roja en España defendiendo los intereses del Real Madrid. Demasiadas veces para considerarlo un accidente. Aunque no escarmienta y sigue cayendo en el mismo pecado de la reincididencia. Posiblemente porque cada vez que le expulsan, en lugar de hacer examen de conciencia y propósito de enmienda, el coro de gaiteros que le rodea le convence de que estamos ante una injusticia ante la que él no tiene ninguna culpa. Y se lo cree. Y vuelve a reincidir. Pero nueve injusticias son ya demasiadas como para creérselo.



Al margen de esas nueve expulsiones, Cristiano Ronaldo ha merecido la tarjeta roja en muchas ocasiones más y sólo la generosidad arbitral ha impedido que su libro negro de fechorías conste de más capítulos. También se ha enfrentado a las aficiones rivales con gestos malcarados y carantes del más elemental sentido de la educación. Se queja de que le insultan, pero no de que con sus gestos él mismo provoca a los aficionados del equipo contrario. Y ha dedicado peinetas, cortes de mangas,  gestos obscenos y provocativos que han sido pasados por alto mientras se exige educación a los aficionados. ¿Y quién protege a los aficionados de la mala educación de los actores, capaz de provocar altercados de orden público? 

Ya en el Manchester United fue suspendido por un partido y multado por dedicarle una peineta a la afición del Benfica. Eso pasaba en Inglaterra. En España nadie se ha atrevido a meterle en vereda para que deje de ser reincidente. En Villarreal le hizo al público el gesto de "robar", como ya hiciera en Barcelona. Y, claro, no pasó nada. Tiene bula. En el Molinón pidió al público que elevara el tono de sus insultos hacia él. Y, claro, lo consiguió. En San Mamás hizo ver que iba a enviar un balón contra el público, ese pecado que en Madrid no perdonan a Messi.  Y le hizo un corte de mangas a Javi Martinez. En Santander dedicó una peineta a los aficionados subiendo al autobús. En Anoeta se fue del campo diciendo a los aficionados locales: "Os vais a joder, caralho". 

En numerosas ocasiones se le ha visto golpearse la cara con la palma de la mano para decirle al árbitro: "¡qué cara más dura tienes!" sin que nadie se haya atrevido a llamarle al orden. También se recuerdan los tres puñetazos que le propinó a Godín recientemente saltando en el área a por un balón sin que el árbitro se enterara. O, sin ir más lejos, la agresión a Marcelo cogiéndole por el cuello en un Portugal-Brasil cuando todavía no eran compañeros.



El historial delictivo de Cristiano Ronaldo sobre los terrenos de juego es extenso. Aún así, dispone de una extraordinaria claca mediática que se encarga de convertirle en la víctima de sus propias agresiones. Y lo peor es que son muchos los que todavía compran este discurso y se lo creen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja tu Comentario