2015-01-24 22:01 FC Barcelona Por: Administrador

El indigno comportamiento de Cristiano en Córdoba



Fede Peris

Cristiano Ronaldo ha dado hoy una nueva muestra de patetismo. Una más. En su trayectoria profesional hay casi más sucesos lamentables que goles. Hoy ha protagonizado el penúltimo en Córdoba. Después de propinarle un puñetazo a Crespo, de darle una patada a Edimar y de volver a agredir a Crespo ha visto la tarjeta roja. El árbitro ya no podía esconderse más. Se lo ha puesto muy difícil para "taparle".



Pero eso se puede entender por una calentura en pleno partido. Le puede pasar a cualquiera. Lo que no era previsible es que en su salida del campo echara una vez más mano de la soberbia, prepotencia, chulería y mala educación tocándose el escudo de la camiseta que le designa como campeón del mundo. Era una manera de repetir aquello de "me tienen envidia porque soy guapo, rico y bueno". Da la casualidad de que ese escudo lo ha lucido últimamente el FC Barcelona un par de años y no se recuerda a un sólo jugador barcelonista que lo usara para chulear y restregárselo a los demás. Estos gestos de mal gusto están reservados exclusivamente a Cristiano Ronaldo. Y esto es así porque nadie en el Real Madrid se ha preocupado por enseñarlo educación y prefieren reirle las gracias y dar por bueno todo lo que hace.

Sencillamente patético. Que la FIFA conceda Balones de Oro a tipos como éste, que no puede servir de ejemplo para los niños, es una auténtica majadería. Para ser Balón de Oro no basta con marcar goles de penalti. Hay que ser persona. Persona normal. Y Cristiano Ronaldo no va de persona normal, va de chulo.

 



 



Deja tu Comentario