2012-06-12 21:06 FC Barcelona Por: Administrador

El juego sucio de Mourinho llega al baloncesto



Sada ha explicado a los micrófonos de Onda Madrid que "en los últimos cuatro años intentamos no entrar en ninguna pelea, hacer una defensa limpia sin soltar ningún tipo de codazos ni golpes fuera de sitio. El Madrid tiene su forma de provocar y Pete ya estaba un poco hasta arriba de que le provocaran, ha pasado esto en un momento caliente, pero no ha pasado nada". Esa es la explicación al comportamiento nada edificante de Pete Mickael. Sada lo ha descubierto. Llevan cuatro años provocando y Mickael dijo: "hasta aquí hemos llegado".  Nada sorprendente en un club en el que se aplaude el dedo en el ojo, el pisotón, el patadón y la tangana.

Aún asi, aunque pueda comprenderse la reacción de Mickael, el Barcelona, a diferencia de lo que sucede en el Real Madrid, no puede ovacionar su comportamiento y ya Pascual le ha llamado al orden para que no vuelva a repetirse una acción de semejante naturaleza por mucha provocación que reciba de jugadores que están poco o nada acostumbrados a ganar y que eso de las victorias les viene de nuevo. Esos son los valores que adornan al Real Madrid, los que van relaciones con la provocación.



A diferencia de lo que suele suceder con los malos modos que emplea el Real Madrid en fútbol, que quedan sin sanción, Mickael vio una técnica y una falta antideportiva por su acción. Ahí está la diferencia entre una agresión de color blanco y otra de color blaugrana. Así se escribe la historia de la justicia deportiva en este país, tan predispuesta a castigar a unos y a mirar hacia otro lado cuando las fechorías las cometen deportistas que visten de blanco.


Deja tu Comentario