2012-04-19 19:04 Real Madrid Por: Administrador

El lamento culé hace ver errores donde no los hay



El césped, los árbitros, el rival… el Barça tiene un decálogo completo para justificar siempre sus tropiezos. Un repertorio que parece no tener fin, y como es lógico, han tirado de él para intentar justificar su derrota en territorio londinense frente al Chelsea en la ida de las semifinales de la Champions League.

Minuto 30 de la primera mitad, resultado 0-0, desfallecimiento de Iniesta en las postrimerías del área y el árbitro no pica. Pudo haber falta, de acuerdo, pero en ningún caso penalti. La caída del manchego comienza fuera del área. El posible toque de Ivanovic al tobillo del futbolista del conjunto culé es fuera, nunca dentro. Iniesta alarga su tropiezo y se cae en el área. Nada de nada.



Los barcelonistas ya tenían su excusa preparada. El pretexto perfecto para justificar su derrota. Todos los periódicos afines a los intereses azulgranas han reclamado el penalti, incluso As y Marca, pero Iniesta dejó a todos en evidencia con sus declaraciones en varios programas de radio nocturnos en el que confesó que hay contacto, pero no se atrevió a decir que era penalti. No lo era, y este lo sabía. El contacto es fuera del área, en ningún caso dentro, por lo tanto no hay pena máxima. 


Deja tu Comentario