2012-11-12 00:11 FC Barcelona Por: Administrador

El líder no da muestras de debilidad en Mallorca (2-4)



Un partido menos para el Barça en el largo peregrinaje hacia el título. El Real Madrid sigue la estela blaugrana a lo lejos, a ocho puntos, esperando un fallo que no llega. En Mallorca tampoco se ha producido. En apenas un cuarto de hora el Barça ha dejado el partido resuelto con un pim / pam / pum: Xavi en el lanzamiento de una magistral falta directa (aquí Messi sí deja lanzar a sus compañeros), Messi aprovechando un fallo garrafal del portero Aouate, y Tello en un golazo de su factoria, desde la izquierda, con la derecha y al segundo palo.

El Barça se ha ido al descanso con un 0-3 casi sin buscarlo. Caparrós ha puesto el autobús, como estaba previsto, con dos líneas de contención claramente definidas y un sólo delantero en punta buscando el efecto Celtic que le permitiera sorprender al Barça en algún contragolpe y cerrarle todos los pasillos atrás para desesperarle buscando el gol. Pero el gol llegó a balón parado esta vez, y el partido se abrió.



Los primeros 20 minutos han visto a un Barça que ha tenido la pelota en su poder un 82% mientras el Mallorca le dejaba hacer. La cosa ha cambiado en la segunda mitad, porque los locales no podían seguir jugando a verlas venir con un 0-3 en contra. La fisonomía ha sido otra. El Barça ha salido del vestuario más conservador y el Mallorca más guerrero. Y le ha llegado el premio del gol por medio de Pereira.  Luego unas manos involuntarias de Busquets han sido entendidas por el colegiado como voluntarias y han sido castigadas con penalti y tarjeta. Víctor lo ha transformado en el 2-3 y ha metido el miedo en el cuerpo a los blaugranas. Así es la vida, un penalti a favor y dos en contra mientras otros equipos, como diría Mourinho, tienen cuatro a favor y cero en contra a la espera de lo que suceda esta noche.

Que miren con lupa lo que sucede en el área del Barça es ya tan habitual como que los árbitros se hagan los despistados con lo que ocurre en el área a la que ataca el Barça. Más claros que las manos de Busquets fueron los derribos a Messi y a Alexis, pero el colegiado no ha querido enterarse. Eso ya no es noticia. El equipo que más pisa el área y que más goles logra es de los que menos penaltis a favor recibe. Curioso, porque es un dato que no se limita a este año. Viene de lejos y llueve sobre mojado.

Y quizá para compensar, el colegiado no ha señalado fuera de juego posicional de Alexis Sánchez en el cuarto gol conseguido por Messi. El chileno recibe el esférico en posición correcta, pasa para atrás para que Messi remate y automáticamente se queda en posición de fuera de juego. Es cosa del árbitro señalarlo o no en función de su propio criterio sobre si Alexis intervenía o no en la jugada. Nadie del Mallorca ha protestado. Ni siquiera el portero Aouate, que podría haber reclamado que Alexis le tapó la trayectoria del balón. La cuestión es que el gol ha subido al marcador. Y eso, a diferencia de los penaltis en contra y los no señalados a favor, sí que es noticia. Es decir, que en caso de duda el Barça salga favorecido es incluso un notición.



Y así se ha cerrado el partido, con un 2-4 y con Bartra y Fontàs, el Dúo Dinámico, juntos pero no revueltos en el campo. Fontàs ha podido jugar porque el Barça es así, no sufre gastroenteritis ante la posibilidad de que "uno de los nuestros" nos haga una mala faena. Lo importante es que el líder no da síntomas de debilidad, se mantiene fuerte y sólido y no da facilidades a nadie. Tito Vilanova, el que avisó de que iba a perder todas las comparaciones, se ha propuesto pulverizar todos los récords, Y a eso va, con la tranquilidad que supone ver al Madrid pequeñito a través del retrovisor.

 


Deja tu Comentario